opera

animail

Home
Críticas Anteriores
Gacetillas
Reportajes
Teatro Colón Temporada 2015
Teatro Argentino Temporada 2015
Juventus Lyrica Temporada 2015
Buenos Aires Lirica Temporada 2015
Ópera en otros ámbitos y países
Colaboradores

Cavalleria

OPERA EN 1 ACTO DE PIETRO MASCAGNI
DIRECCION GENERAL Y PIANO: SUSANA FRANGI
DIRECCION ESCENICA: NICOLAS ISASI
CORO REUNIDO ESPECIALMENTE PARA EL EVENTO, DIRIGIDO POR
MARIA ANGELICA CARUSO

REPARTO
SANTUZZA- HAYDEE DABUSTI
TURIDDU- ANTONIO GRIECCO
ALFIO-LEONARDO LOPEZ LINARES
LOLA-VANESA AGUADO BENITEZ

TEATRO EMPIRE

Realmente es todo un problema tener que comentar un espectáculo de este tipo, en la frontera entre lo profesional y lo amateur, donde algunos de los participantes se sitúan de un lado de la delgada línea que separa ambos campos y otros del opuesto. Porque uno no puede ser menos que consciente de las dificultades que experimentan estos emprendedores y románticos artistas que contra viento y marea, superando todo tipo de dificultades, robándole horas al descanso nos hacen el regalo de reencontrarnos con un título que amamos y que hemos oído poco últimamente (EL COLON PARECE QUE HARA CAV/ PAG EL AÑO PROXIMO CON DIRECCION, AMEN DE INTERPRETACION DE LOS DOS PAPELES DE TENOR A CARGO DE JOSE CURA , ROMPIENDO ASI UNA LARGA AUSENCIA DE LOS ESCENARIOS OFICIALES)
Uno se siente por un lado agradecido y pesaroso de tener que formular objeciones a lo que no le ha parecido logrado, pero por otra parte siente que es una obligación de lealtad frente a los artistas decir lo que uno realmente opina, dejando de lado todo paternalismo que es en el fondo una sutil falta de respeto .
Voy a optar por una suerte de camino intermedio cual es mencionar a vuelo de pájaro las cosas que a mi juicio no funcionaron, sin profundizar demasiado en ellas.
Lo primero es la presentación de la Opera sin la orquesta, a la cual ningún piano puede sustituir, por más que haya sido muy bueno el trabajo de la directora , que supo darle fuerza al acompañamiento y crear los climas dramáticos que la obra requiere aun cuando no tuviera a su disposición el acompañamiento para el cual fue concebida. Esto obligó además a que sólo el coro tuviera dirección a su frente, debiendo entonces confiar en la memoria musical de los cantantes para que administren sus propias entradas, lo cual en general funcionó muy bien, pero produjo algunas situaciones embarazosas.
El coro, dotado de buenas voces, exhibió notoria falta de ensayos y se produjeron desajustes por momentos serios entre sus integrantes. Además seguramente no hubo el tiempo de proporcionarles una marcación interesante de sus movimientos
Una de las solistas además de cometer un par de errores graves por nerviosismo o lapsus de memoria, exhibió una voz a la cual el tiempo le ha impreso su marca.
Y por último no encuentro un calificativo para la regie que el de sencillamente ridícula. Trasladar la acción de Cavalleria de un pueblito siciliano a un country de lujo en Buenos Aires y hacer que algunas de las escenas ocurran en un campo de golf mientras Turiddu prueba suerte con los palos, es sencillamente un despropósito a contramano del texto que me dicen los que leen la traducción fue alterado en ella (yo lamentablemente no leí, porque es una de las operas que tengo completamente en la memoria) Sé que a una producción de este tipo no se le puede exigir una escenografía detallista como la del Met o la de Zeffirelli ambas inmortalizadas en DVD, pero las mismas proyecciones que se usaron para a atacar al texto, pudieron haberse usado para respetarlo y todos hubiéramos ganado con ello. Justo es reconocer que el regista acertó en los movimientos de los personajes principales, que en general poco se relacionaron con los absurdos que ocurrían detrás de ellos.
Felizmente hubo muchas cosas para aplaudir. En primer lugar la impactante presencia vocal y escénica de VANESA AGUADO BENITEZ, con una bellísima y potente voz que sonó a mezzo grave, pese a que en su biografía es descripta como soprano y se menciona toda una serie de papeles cantados en dicho registro. Una LOLA DE LUJO
En segundo lugar sigue siendo motivo de asombro la voz de ANTONIO GRIECO, quizás la más importante y bonita voz de tenor que se haya oído en los tiempos modernos en BA. Lamentable que no se haya dedicado enteramente a esta carrera, que ya comenzaba a ser reconocida en Italia, y optara en cambio por la medicina como profesión relegando la lírica al lugar de un hobby. Colocó algunas estupendas notas e hizo un uso dramático de la mezza voce... Debido a su menor experiencia escénica fue de los solistas principales el que más sufrió con la falta de director, incurriendo en algunas entradas a destiempo que solucionó rápidamente suprimiendo parte del texto. Como rápidamente se superó también ante una inoportuna intrusión de una flema en pleno canto. Como actor estuvo razonable y no más.
Vocalmente el Alfio de LEONARDO LOPEZ LINARES es un Alfio de Met, Covent Garden u Opera de Viena. Que voz ¡ volumen ¡ que agudos ¡ que fuerza expresiva ¡ La verdad es que no se entiende bien que hacia en esta producción sobretodo después de haber renunciado a sucesivas representaciones en el Coliseo y el Colón que parecían más adecuadas a sus meritos personales. Fue un lujo y un placer verlo y oírlo.
Nunca vi a Dabusti entregarse tan totalmente a un personaje como lo hizo con esta Santuzza. Dejando de lado toda cautela (hasta llegó a emitir dos agudos con una cierta dosis de tirantez, cosa que jamás se permitiría en Verdi) le dio todo lo que tiene física y anímicamente (varias de las escenas las cantó con lágrimas en los ojos y en algún momento con lágrimas corriendo por la cara)...Vocalmente situó su voz en un punto más central que el habitual proyectando con total solvencia toda la partitura desde el extremo grave (colocó dos estupendos graves de pecho) al agudo, desde el pianísimo a la viva voz con la que se sobrepuso al coro o logró no ser cubierta en el agudo final del dúo por López Linares con su vozarrón. Como actriz deslumbró. Cada palabra estuvo acompañada por el gesto correspondiente y hasta los silencios fueron intensamente interpretados. Fue un trabajo absolutamente memorable para guardar en el recuerdo y en el corazón. Una de las Santuzzas más sufrientes que he visto, y no he visto pocas.
El grado de entrega y de exigencia me llevan a preguntarme cómo sería su Santuzza en una sala de otras dimensiones y que efecto ejercerá sobre su voz la frecuentación de esta parte (tengo entendido que ha firmado contrato para repetirla en España). Espero que tanto ella como sus maestros hayan calculado bien las cosas, y que como decía la gran Simionato Dabusti esté cantando con el interés y no con el capital...

Luis G Baietti