opera

animail

Home
Críticas Anteriores
Gacetillas
Reportajes
Teatro Colón Temporada 2015
Teatro Argentino Temporada 2015
Juventus Lyrica Temporada 2015
Buenos Aires Lirica Temporada 2015
Ópera en otros ámbitos y países
Colaboradores

PORGY AND BESS

Recital de Fragmentos de la ópera de George Gershwin, en versión para Jazz Band
Auditorio de Belgrano.

Elenco:  
Porgy: Mario De Salvo
Bess: Andrea Maragno
Crown: Juan Salvador Trupía
Serena: Lídice Robinson
Sporting Life: Marcos Padilla
Jake: Clodomiro Forn y Puig
Clara: Cecilia Layseca
Coral Ensable y Banda de Jazz
Arreglos, Reorquestación y Dirección Musical: Gustavo Codina


Estrenada en Boston el 30 de septiembre de 1935, con una duración de casi cuatro horas, fue rápidamente estrenada en New York. A partir de esa presentación, Gershwin la acortó severamente, llegando a la versión en tres actos conocida en la actualidad. Concebida como una ópera folclórica, no entró abiertamente en el mundo operístico hasta que la Houston Grand Opera la presenta en 1976 y luego el Met con Grace Bumbry como protagonista.
De gran riqueza musical, combina maravillosamente Jazz y Blues al mundo de la ópera.
La versión presentada por el Ensamble Lírico Orquestal fue la versión para Jazz Band, con arreglos del Maestro Gustavo Codina y una selección de fragmentos.
La versión fue un logro desde todo punto de vista, solo tuvo un problema: gusto a poco!
El Maestro Codina dirigió totalmente en estilo a la Banda de Jazz y el Coro – compuesto por los solistas y miembros del Coral Ensamble y ambos respondieron a la perfección. El espíritu del Estados Unidos negro estuvo siempre presente y demostraron como con poco se puede lograr mucho. En una versión de concierto, los pequeños toques de vestuario – tiradores en los hombres con camisas de colores, etc. – dieron una ambientación precisa.
Tal vez la espaciosa sala del Auditorio de Belgrano – totalmente colmada – no sea el lugar más adecuado para esta versión, pero a pesar de todo se logró un excelente espectáculo, ovacionado por el público.
Mario De Salvo, en el mejor trabajo que le he visto hasta la fecha -y lo he visto mucho - brindó un magnífico Porgy. Con hermoso timbre, muy buen volumen y un total entendimiento del papel y del estilo, su prestación fue notable. Se lo sintió cómodo, siempre en personaje y con notable adecuación a su papel.Bravo!
Andrea Maragno posee un hermoso timbre de soprano lírica. Tal vez una cuota más de dramatismo, cuando es requerida, hubiera generado una Bess más creíble. Tampoco la favoreció – por momentos – el vibrato que presenta en la zona aguda y que debería trabajar en ese tema.
Juan Salvador Trupía mostro un hermoso timbre, el volumen mas importante entre los solistas y total entendimiento del estilo. Es un gran músico. Lamentablemente en esta selección Crown canta poco, aunque en la ópera completa es un papel muy importante. Excelente como actor, logrando la mejor escena del evento en su dúo con Bess. Como en el pasado hemos dicho de Fabián Veloz y luego de Ricardo Crampton, Trupía está para cosas mayores. Además de su técnica y potencial vocal, es un gran actor como lo demostró en el “Pagliacci” del Teatro Roma. Merece ser tenido en cuenta por todos nuestros teatros y se puede augurarle una carrera a nivel internacional, como en los casos nombrados.
Cecilia Layseca, poseedora de un hermoso timbre, excelente técnica, suplió con creces un volumen no muy importante. Con un canto matizado, de muy buen gusto, logró que nunca dejara de ser escuchada. Su voz es rica en armónicos y logra que corra por la sala sin problemas.
Lídice Robinson, como Serena, tuvo a su cargo el aria mas conocida de la ópera, “Summertime”. Posee un hermoso timbre de mezzo liviana y canta con muy buena técnica. Tal vez un centro y grave más importante hubieran mejorado su prestación. Pero como dijimos la gran sala del Auditorio no es el lugar mas adecuado para este título, en esta versión. De todas formas su trabajo fue valioso.
Clodomiro Forn y Puig nos brindó un Jake totalmente en carácter, poseedor de una voz importante, entendió el estilo a la perfección y siempre estuvo en carácter. No recuerdo haberlo escuchado anteriormente, pero es un valor interesante para papeles adecuados a su voz y temperamento.
Correcto Marcos Padilla como Sporting Life.
Fue una velada muy agradable de una ópera poco frecuentada. Tal vez, como sucedió con “Carmen” el próximo año nos puedan brindar la versión completa con escena.
La simpatía del Maestro Codina en su diálogo con el público y el bis concedido de “Oh, I can’t sit down! generaron un brillante final de fiesta. El Ensamble Lírico Orquestal debe ser apoyado, ya dio suficientes muestras de brindar a pulmón espectáculos de calidad. A fines de octubre y principios de noviembre ofrecerán el “Réquiem” de Verdi. A no faltar, el esfuerzo y la calidad mostrada hasta ahora lo ameritan.

Dr. Alberto Leal