opera

animail

Home
Críticas Anteriores
Gacetillas
Reportajes
Teatro Colón Temporada 2015
Teatro Argentino Temporada 2015
Juventus Lyrica Temporada 2015
Buenos Aires Lirica Temporada 2015
Ópera en otros ámbitos y países
Colaboradores

DON GIOVANNI

VERSION LIBRE DE MATIAS CHAPIRO Y FACUNDO ABRAHAM
BASADA EN LA OPERA DE W.A. MOZART
LIBRETTO ORIGINAL DE
DIRECCION MUSICAL MATIAS CHAPIRO
DIRECCION ESCENICA FACUNDO ABRAHAN
REPARTO
DON GIOVANNI-SEBASTIAN ANGULEGUI
MASSETTO-ROMAN MODZELEWSKI
DOÑA ELVIRA FLORENCIA BENITEZ
DOÑA ANNA-MARTA ARRUA LICHI
ZERLINA-LAURA POLVERINI
MASSETTO-MARIANO GLADIC
DON OTTAVIO-REINALDO SANTIAGO
COMENDATORE- CRISTIAN DE MARCO

TEATRO APOLO

Siempre he defendido la tesis de que cuando un regisseur quiere introducir variaciones sustanciales en la temática de las operas debiera más bien reescribirlas, eliminando el penoso contraste que suele producirse entre lo que se escucha y lo que se ve, que tantas veces termina resultando ridículo y destruyendo toda posibilidad de sumergirse en la obra y creer en ella.
Últimamente por desgracia la moda (una moda que parece estar comenzando a revertirse en Europa luego de llegar a la saturación) es precisamente introducir alteraciones sustanciales en la acción de las Operas y a menudo presentar escénicamente una accion teatral que se da de patadas con lo que el texto indica y colocando a los cantantes en la penosa obligación de actuar en sentido contrario a lo que cantan. Esto supuestamente atraería al público joven que es espantado de las salas por el empaque clásico de obras escritas mas de 100 años atrás. Y digo supuestamente porque no está demostrado que los engendros que resultan de estas puestas híbridas resulten más atractivos a un público novel o lo terminen de desorientar convenciéndolos que la Opera es un arte de locos, que dicen una cosa y hacen otra opuesta, y terminen alejándolos definitivamente de los Teatros para ver este tipo de espectáculos.
Pues bien , parece que Chapiro y Äbrahan hubieran oído mis sugerencias y meten mano sin temores en el texto de la Opera introduciéndole alteraciones sustanciales, creando un espectáculo totalmente diferente a la Opera original, y puede decirse que el producto resultante funciona. Y hago constar que DON GIOVANNI es junto al DON CARLO de Verdi la ópera que más me gusta, que más veces he visto en todos los teatros de primera línea del mundo y que conozco con mayor intimidad. De modo que no hablo por hablar.
Cuáles son los cambios introducidos ¿?
En primer lugar, se han suprimido totalmente los recitativos, sustituyéndolos por textos hablados en idioma español, que son en su mayor parte una traducción condensada del texto original en italiano, en la cual se usan giros idiomáticos contemporáneos pero por ejemplo se respeta el TU original sin caer en el VOS rioplatense y no se usan expresiones demasiado coloquiales. Al menos en la mayor parte del tiempo. Evidentemente esto aclara y agiliza la acción, esto último porque los parlamentos son dichos con toda la velocidad que la palabra hablada permite, sin tener que seguir el ritmo pautado por la música en los recitativos.
En segundo lugar se han efectuado cortes en la parte musical, buscando agilizar el desarrollo de la acción. Asi por ejemplo han desparecido lsa obertura, la escena en que D.Anna descubre el cadáver de su padre y le hace jurar a Don Octavio que vengará su sangre, desaparecen las dos arias que en realidad Mozart agregó en segunda intención y no estaban en el original estrenado en Praga IL MIO TESORO (tenor) y NON MI DIR (soprano) , cosa que realmente es de lamentarse porque son dos de las arias más bonitas (y exigentes) de la Opera, toda la secuencia en que Don Giovanni descubre a Massetto empeñado en matarlo y cortarlo en 100 pedazos y le da su merecido, y toda la primera parte de la escena de la cena final de Don Giovanni en el segundo acto , y (POR FIN ALGUIEN SE ATREVE A HACERLO ¡!!) el empalagoso y moralizante epílogo después de la muerte de Don Giovanni que muy posiblemente Mozart agregó para hacerse perdonar los excesos y osadías escénicas que abundan en la Opera y que en la época de su estreno deben haber sido considerados escandalosos.
Y se ha alterado la partitura para que pueda ser ejecutada por un pequeño conjunto de instrumentistas en lugar de una orquesta completa, solución que en parte debe haber sido dictada por razones de necesidad (la orquesta es un recurso caro y escaso y el Teatro Apolo, de muy buena acústica y todo un descubrimiento , no posee un foso orquestal que pudiera ser empleado) y en parte tiene el efecto de posibilitar que voces más líricas o de volumen más reducido al habitual encaren las partes, como no hubieran podido quizás hacerlo en un contexto más clásico con una orquesta completa compitiendo con ellos por el oído del espectador. En parte, esto es una solución extrema a un viejo dilema de los Teatros que presentan las operas de Mozart , que fueron escritas para orquestas si, pero para orquestas de una cantidad más reducida de músicos y menos sonoras, lo cual explica algunas exigencias del Maestro que hoy parecen lindantes con la locura. Las orquestas fuertes han determinado que ciertos papeles deban caer en manos de cantantes con voces “ musculares capaces de hacerse oír sobrepasando esa barrera, pero que precisamente por serlo tienen dificultades para cumplir con los requisitos de agilidad que el autor les impone, siendo muy pocos los cantantes que pueden exhibir en grado perfecto de realización el volumen y la agilidad requeridos. Claro, la solución del pequeñó ensamble , es muy extrema y por momentos hay que lamentar la pérdida total del sonido orquestal, que en Mozart comenta la acción, dialoga con los cantantes.
Por último la versión se presenta semi montada sin escenografía y con un reducido número de props que dan ambiente a las escenas (genial el de la estatua del Comendaor, mucho más convincente que muchas soluciones vistas en grandes teatros con mayores recursos) y con los cantantes vestidos en ropas de todos los dias, al menos los hombres donde campea casi exclusivamente el jean.
Lo interesante es que todo esto puesto junto funciona y que lo que se ve y oye es una obra teatral con música, perfectamente válida y con una interpretación en general valiosa.
Gran logro del regista es que los diálogos sean dichos con tanta naturalidad y convicción, ya que no hay que olvidar que los cantantes de opera suelen ser pésimos recitadores. Se adivina un arduo e intenso trabajo que ha rendido sus frutos porque todos resultan por igual convincentes cuando hablan y mantienen la convicción cuando del habla se pasa al canto, y eso que se produce el pequeño shock del cambio del español al italiano ya que no se han traducido las partes cantadas y esto lleva a una limitación que se debe señalar : el esfuerzo de hacer más entendible la obra haciendo que se hable en español no se conjuga con la decisión de incluír las partes cantadas en el idioma original sin el empleo de subtítulos como ahora se ha vuelto habitual, aunque muy probablemente esto haya sido una imposición de las circunstancias presupuestales y no una decisión artística.
Yendo a los intérpretes individuales muy logradas las participaciones vocales de MIRTA ARRUA LICHI y FLORENCIA BENITEZ respectivamente como D.Anna y D.Elvira, ambas con voces más líricas de lo usual en sus partes. Benitez debió oscurecer su voz con el resultado de que no siempre sonó agradable en la zona aguda y que además tuvo algún accidente con la respiración que la llevó a interrumnpir antes de tiempo alguna frase para respirar, pero fue totalmente digno de aplauso su desempeño en una de las partes más exigidas de la obra. No me gustó la concepción del regista, que tiene el derecho a tenerla y no coincidir conmigo, de hacer que las dos mujeres sean mucho más activas en lo sexual que las del original donde esto está presente pero es más ambiguo. D.Anna en la primer escena sostiene el brazo de D.Giovanni y se resiste a que se vista (está sin la chaqueta y con el cinturón del pantalón abierto indicando que se está vistiendo después de estar desnudo) además de que estando –D,Giovanni con la cara totalmente descubierta esto hace trizas toda la escena en que “ descubre “ que el ha sido el empio asesino de su padre. D.Elvira es presentada casi como una ninfomaníaca obsesionada por el sexo que ya en la primer escena intenta seducir a Leporello lo cual hace trizas la escena del cambio de roles en el segundo acto. Me pareció en cambio excelente toda la concepción de la escena de –Zerlina donde ella Massetto y los asistentes de la boda son presentados como una juventud moderna , alegre y saltitante. Tuvo allí gran desempeño el juvenil coro, que le dio a la escena un aire de comedia musical, el excelente desempeño de MARIANO GLADIC , con una bella voz de bajo y una magnífica estampa juvenil más allá de la extrema prudencia con que encaró algunas de las fiorituras de la partitura. Y reinó señora total de la escena la magnífica LAURA POLVERINI que además de cantar una Zerlina de antología , digna de cualquier teatro de Opera del mundo, se sacó (en sentido figurado) los zapatos y bailó y saltó como una jovencita más en una impagable creación que fue de lo mejor del espectáculo.-
Entre los hombres ROMAN MODZLEWSKI fue impagable en las partes habladas y cantó con gran adecuación al estilo las partes cantadas en una impecable creación. REINALDO SAMANIEGO fue un delicado pero firme Don Octavio, que hizo lamentar más la desaparición de su aria principal. Impresionante el trabajo vocal y actoral de CRISTIAN DE MARCO como el Comendador, que especialmente en la escena final lució una impactante voz que lo hace recomendable para el papel en un teatro de las dimensiones que quieran y con la orquesta que quieran.
Y last but not least magnífica ,agotadora creacion de SEBASTIAN ANGULEGUI en el papel título. Con una voz que ha venido ganando en volumen, extensión y belleza tímbrica en cada ópera que canta fue musicalmente un –D.Giovanni de ensueño (y su parte es la que menos alteraciones ha sufrido en relación al original) y actoralmente un logro total , un auténtico predador sexual vertido con una total y absoluta conviccióin que hasta me hizo pensar si no sería prudente moverme unas filas más atrás, por las dudas (jeje) Un gran trabajo en un papel absolutamente difícl diría yo que haría un excelente papel en cualquier versión convencional de la obra.
Por ultimo yo no seria yo si no señalara una pequeña contradicción en que incurre la adaptación. Se ha buscado en el texto hablado y en la eliminación de algunos fragmentos cantados eliminar la mención al carácter noble del personaje título, que es presentado como una persona común que viste los mismos jeans que todo el mundo y no tiene empaque de ser de la elite. Pienso que esto debería ser revisto porque le quita convicción a algunas de las escenas, como por ejemplo la escena en que __D.Giovanni amenaza a Massetto , que se resigna ante la intimidación y canta su celebre aria HO CAPITO,SIGNOR SI, que aquí pierde un poco el sentido.
Tampoco me pareció justificada la sustitución del monólogo inicial de Leporello por una diatriba contra el tabaco, idea que no está presente para nada en Mozart y que no viene muy al caso.
Pero estas y otras objeciones que hice más al principio son detalles que pueden ser limados en futuras repeticiones, que espero las haya, y no representan un demérito para un espectáculo fresco, creativo y en general muy bien logrado.
Un párrafo aparte merece la concurrencia que llenó prácticamente la sala del Apolo una noche de Lunes feriado largo, y que exhibía una insolente juventud, un público que en su mayoria venia del campo de la comedia musical como lo traicionó el aspecto y los gestos de los espectadores y las simpatías a la hora de aplaudir, que se concentraron más en los cantantes que provenían del medio de la comedia musical y no los que provenían de la lírica.
HAY TRES FUNCIONES MAS Y VALE LA PENA NO PERDERLAS

Luis G Baietti
Exclusivo para Opera in the World