opera

animail

Home
Críticas Anteriores
Gacetillas
Reportajes
Teatro Colón Temporada 2015
Teatro Argentino Temporada 2015
Juventus Lyrica Temporada 2015
Buenos Aires Lirica Temporada 2015
Ópera en otros ámbitos y países
Colaboradores

FRAGMENTOS DE LA OPERA TRISTAN E ISOLDA DE RICHARD WAGNER (MUSICA Y LIBRETTO)

ORQUESTA WEST-EASTERN DIVAN
DIRECCION  DANIEL BAREMBOIM
PRELUDIO DE LA OPERA, 2DO. ACTO COMPLETO, MUERTE DE AMOR DEL TERCER ACTO
SOLISTAS : PETER SEIFFERT (TRISTAN) WALTRAUD MEIER (ISOLDA) EKATERINA GUBANOVA (BRANGUENA) RENE PAPE (REY MARKE) Y GUSTAVO LOPEZ MANZITTI (MELOT)
TEATRO COLON

Una mezcla de alegría y tristeza este maravilloso concierto que pudimos disfrutar en el TEATRO COLON. Alegría por haber tenido la oportunidad de escuchar esta magnífica orquesta magistralmente dirigida por Baremboim y con un elenco solista  de figuras de verdadero primer  nivel en el cielo wagneriano. Tristeza porque hubiéramos querido oír la ópera entera en versión                      montada para tocar el cielo con las manos. Pero como dice el dictado popular LO MEJOR ES ENEMIGO DE LO BUENO y hay que conformarse con lo que se tiene La Orquesta West Eastern Divan es, más allá de su enorme valor como símbolo ya que sus músicos han sido reclutados entre las comunidades israelí y palestina como símbolo que con la cultura se puede vivir en paz,  es hoy por obra y gracia  del talento de su director un instrumento notable y nos ofreció una  ejecución impecable y de gran intensidad expresiva. Una hazaña más notable aún si se tiene en cuenta la edad promedio de sus músicos que parecen salidos en su casi totalidad del seleccionado sub30 cuando no del sub 25 Y qué privilegio poder oír al equipo de cantantes seleccionado ¡!  WALTRAUT MEEIER  ha sido durante un período de más de dos décadas una de las más notables sopranos/mezzos con varias actuaciones memorables no sólo en Wagner sino también en Opera italiana (Amneris, SANTUZZA) francesa (Carmen) llegando inclusive al repertorio más moderno (Berg) En mi época de oro como viajero, que coincidió con la de ella como cantante (hablo de unos 20 años atrás) hice cuestión de seguirla por los teatros donde cantaba y fue así que disfruté de interpretaciones notables suyas , entre las cuales figura en un altísimo lugar su ISOLDA  en el MAGGIO MUSICALE FIORENTINO, o su SIGLINDA  y su  MARIE DE WOZZECK  en Viena. Cómo está su voz después de una tan dilatada carrera ¿? Waltraud conserva naturalmente la musicalidad, pero también la extrema belleza de su timbre, sus notables pianísimos y su fuerza expresiva. Los años dejaron su marca en el registro agudo que cuando exigido suena algo tirante y de volumen limitado. Y no creo que estuviera en condiciones de cantar la Opera completa sin cansarse. Por lo menos no lo ha estado haciendo y por algo será. PETER SEIFFERT  es otro que conserva intacta la belleza de su timbre y de su mezza voce y cantó un magnífico TRISTAN, aprovechando que el acto seleccionado es el más lírico del papel Pero tampoco me lo imagino hoy en día encarando la ópera entera con  su mortal 3er.acto. EKATERINA GUBANOVA, rusa, es hoy una estrella en ascenso y no es difícil descubrir por que. Después de su Amneris en la gira de la Scala a Buenos Aires, vuelve a impactar con una bellísima voz y una total adecuación al estilo. RENE  PAPE con su imponente vozarrón de bajo utilizado con sutileza fue un REY MARKE impresionante. Y nuestro GUSTAVO LOPEZ MANZITTI  cantó sus pocas palabras  con gran fuerza dramática y musicalidad mostrándose e la altura de sus colegas. Tendría que ver el concierto de nuevo desde otra ubicación para opinar sobre la peculiar disposición de los artistas en escena. Baremboim optó por, contrariamente a lo que se estila en los conciertos, ubicar a la orquesta en el proscenio y los cantantes atrás, subidos a una tarima- Para quienes tenemos el abono en las filas delanteras de la Platea esto significó un  doble perjuicio porque, en primer lugar sólo pudimos atisbar los rostros de los cantantes haciendo con torsiones para aprovechar los espacios libres dejados por las piernas de los músicos y  en segundo lugar al tener la orquesta encima y los cantantes lejos el equilibrio sonoro resultó perjudicial para estos últimos , si bien Baremboim propició una ejecución delicadísima sin incurrir en los excesos sonoros de algunos directores que se sienten wagnerianos porque tocan fuerte. Pero es muy posible que desde otros lugares de la sala el efecto no haya sido el mismo. EN SUMA UNA GRAN NOCHE EN UNA TEMPORADA EN QUE EL COLON NO HA DADO GRANDES SATISFACCIONES A LOS AMANTES DE LA OPERA TRADICIONAL. UNA  NOCHE ADEMAS QUE NOS DEJO CON UN NITIDO GUSTITO A “QUIERO MAS “O MEJOR DICHO “HUBIERA QUERIDO MAS “

Luis G. Baietti