Contacto

Home
Críticas Anteriores
Gacetillas
Reportajes
Ópera en otros ámbitos y países
Colaboradores

WAGNERFEST!

FRAGMENTOS DE LAS OPERAS TANNHAUSER, GOTTERDAMMERUNG Y WALKURE,
DE RICHARD WAGNER

DIRECCION MUSICAL :
PEDRO PABLO PRUDENCIO

SOLISTAS:
CARLA FILIPCIC –HOLM, SOPRANO
HERNAN IUTURRALDE- BAJO BARITONO

BUENOS AIRES LIRICA – TEATRO AVENIDA

Decididamente los que amamos la música y el Teatro de Wagner estamos pasando por completo por un mal período en Buenos Aires

El Teatro Colón que es quien tiene la infraestructura y la tradición como para presentar anualmente algún título del Maestro , desde que montó , con algunas dificultades de elenco , su LOHENGRIN no ha vuelto a atreverse a presentar una Opera completa , limitándose a ofrecer una selección de la Tetralogía, muy controvertida y con una puesta en escena irritante y a anunciar para esta Temporada solamente uno de los tres actos de TRISTAN E ISOLDA, si bien con un prestigioso elenco. Y pensar que no hace tanto el Colón tuvo el honor de albergar el primer TRISTAN E ISOLDA que hicieron juntos BIRGIT NILSSON Y JON VICKERS ¡!

El Teatro Argentino de la Plata intentó suplirlo anunciando una Tetralogía integral que se iba a ver en dos mitades anuales, pero el proyecto naufragó después de la primer Opera por las conocidas penurias financieras del Teatro y la súbita partida de su Director Artístico.
Sólo EL HOLANDES ERRANTE ha figurado en las carteleras con una representación en el Avenida y otra en el TEATRO ARGENTINO el año pasado y repetida este año, lo que parece excesivo.
De modo que es bienvenida la iniciativa de BUENOS AIRES LIRICA de presentar un programa con fragmentos de sus Operas.
Yo diría que fue una buena idea no del todo bien ejecutada. Arriesgarse a presentar un espectáculo con predominancia de fragmentos orquestales de la complejidad de los de las Operas de WAGNER cuando se cuenta con una orquesta no estable de limitadas cualidades, que aún en las mejores noches de BAL no fue nunca el punto fuerte de sus espectáculos, sonó a osadía.
Una osadía parcialmente rescatada por el Maestro PEDRO PABLO PRUDENCIO que obtuvo un rendimiento parejo , sobrio de la Orquesta, sin grandes sobresaltos, aunque esto haya sido casi todo el tiempo sacrificando la intensidad expresiva y con un muy prudente estilo de “ despacito por las piedras “.
El espectáculo dejó con gusto a poco si hablamos de la participación de los solistas, que cantaron realmente muy escasos minutos. Exagerando un poco bastante me hizo acordar a un viejo LONG PLAY que se vendía en mi juventud, que tenía en la tapa una soprano amordazada y el título OPERA SIN CANTO.
Y la elección de los fragmentos no fue la más acertada y mucho menos el orden en que fueron presentados que imagino la confusión mental que habrá provocado en los espectadores poco familiarizados con Wagner.
Presentar una selección de TANNHAUSER sin tener un tenor es ya de por sí una empresa imposible y esta vez SI el orden de los factores alteró el producto. Se comenzó con el aria de ELISABETH del segundo acto, se saltó luego a la bacanal que es la primer escena de la Opera, luego se dio un salto para cantar el aria a la estrella nocturna quizás el fragmento más bonito que Wagner haya escrito para barítono. (y sin quizás también)Y por último se cerró la selección con la obertura de la Opera. Imposible mantener una progresión dramática con este puzle y sin el personaje central.
En la segunda parte las cosas fueron mas coherentes , si bien se reiteraron los cambios de orden y se fusionaron momentos que son separados como el amanecer del Rhin, casi al comienzo de GOTTERDAMMERUNG y la marcha fúnebre, para después retroceder 2 operas e ir al final de WALKURE con el conmovedor adiós de WOTAN Y BRUNILDA.
Tanto CARLA FILIPCIC como HERNAN ITURRALDE exhibieron una delicadeza casi camarística en sus arias y dúos, con una pronunciación alemana tal que hasta yo que no lo hablo entendí todo lo que cantaron, un uso sutilísimo de la mezza voce y un grado de intensidad dramática que hizo olvidar que no se trataba de una representación completa.
Ella, obviamente estuvo más a gusto como Elisabeth que como Brunilda, que es un poco pesada para su voz (seria una deliciosa Siglinda, Elsa, Elisabeth, Senta-COLON ME ESCUCHAN ¿??? ) y él estuvo mucho más cómodo como bajo barítono en Wotan (iba a serlo en La Plata, helas ¡) que en Wolfram donde debió luchar además con un pasajero malestar vocal. Pero en todo lo que cantaron dejaron su marca de intérpretes de muy primera línea al cual tanto el Colón como el Argentino deberían recurrir con más asiduidad.

Luis Baietti