Contacto

Home
Críticas Anteriores
Gacetillas
Reportajes
Ópera en otros ámbitos y países
Colaboradores

TEATRO COLON
EL BARBERO DE SEVILLA

Música Gioachino Rossini – Libreto Cesare Sterbini, basado en la comedia homónima de Pierre Beaumarchais-

Director: Miguel Angel Gómez Martinez
Director de escena: Mauricio Wainrot
Escenografía y Vesturio: Graciela Galan
Director de Coro: Miguel Martínez
Iluninación: Jorge Pastorino
Orquesta y Coro Estable del Teatro Colon

ELENCO:
Mario Cassi (Figaro), Carlos Lepore (Don Bartolo), Marina Comparato (Rosina), Juan Francisco Gatell (Conde de Almaviva), Fernando Grassi (Fiorello), Marco Spotti (Don Basilio), Patricia González (Berta), Daniel Wendler (Notario), Cristian De Marco (Sargento).

Estrenada en 1816, El Barbero de Sevilla es sin dudas la opera bufa por excelencia y siempre es un placer volver a disfrutarla.
Mi primera duda es, si el Teatro Colón es el ámbito ideal para que un coreógrafo, en este caso mi admirado Mauricio Wainrot – quien generó coreografías excelente como “Un Tranvía llamado deseo”- realice sus primeros “palotes” en el mundo de la ópera…En realidad me encuentro con tantos puntos objetables que trataré de resumir mi experiencia con esta versión.
El Director Miguel Angel Gómez Martinez, a quien he visto dirigir Tosca y diversos conciertos, no parece sentirse cómodo en este repertorio. Con tiempos lentos, sin gracia ni chispa su versión fue sin dudas muy aburrida. Cosa que afectó al espectáculo como un todo. Solo es de reconocer que mantuvo siempre el balance foso y escenario, muy valioso para un elenco en el que las grandes voces no abundaban.
Poco contribuyó la puesta, al brindar en el momento de la obertura un espectáculo digno de Disney, con “Campanita” incluida en forma de Cupido, un gran número de bailarines con una pobre coreografía, que fue repetitiva a lo largo de la representación. Espectáculo coreográfico u ópera?
La Orquesta respondió de manera correcta, pero el tema de los lánguidos tiempos fue insalvable. Correcto el Coro Estable.
Debatiéndose entre ballet y ópera, la puesta de Mauricio Wainrot, aunque en “época” fue en la primera parte un disparate en todo sentido. Procesión, vírgenes, toreros y gitanos por doquier, etc, etc. Que nunca respetaron las arias y las escenas de conjunto bailando y distrayendo el trabajo de los cantantes. Mejoró en la segunda parte, con una más positiva marcación de los cantantes, pero la suerte de la puesta ya estaba echada.
Graciela Galán diseñó una escenografía interesante y práctica,  con frecuente uso del escenario giratorio. Otro tema fue el vestuario, pareció desconocer que no puede poner a todo el  elenco vestido de gitanos – inclusive a Rosina. En la época en que transcurre la acción no se puede confundir y vestir a todos los personajes con bailadores de flamenco, incluyendo todo el elenco femenino con bata de cola. El hermoso vestuario de Rosina está más acorde con la siempre recordada “Lola Flores” que con una señorita de la burguesía como era Rosina.
Volviendo al abundante trabajo coreográfico, nunca presentó momentos interesantes ni tampoco talento y disciplina en los bailarines.
En la función que asistí el día 30 de abril mucha gente se retiró luego del primer acto.
No tiene sentido explayarse puntualmente en más  detalles. Sin dudas los lectores ya tendrán en claro mi posición y poco aportaría un rosario de detalles que considero erróneos.
Vamos ahora a los cantantes. Con un elenco en general italiano de segundo o tercer nivel, el gran triunfador de la noche y quien se llevó los máximos aplausos fue Carlo Lepore.
Cantando con buena voz, sin problemas aparentes, fue el único del elenco en brindar un auténtico personaje cómico como pretendió Rossini. Posee muy buenos recursos actorales y mantuvo siempre un muy buen equilibrio con la orquesta, llevándose los mayores aplausos de la noche.
La mezzo Marina Comparato posee un agradable timbre de voz, tiene una considerable habilidad para la coloratura rápida y fue correcta como actriz. Su sector agudo sonó por momentos tirante y su volumen, aunque no importante, se pudo escuchar sin problemas.
Más chispa en su actuación y más matices en su canto hubieran mejorado sensiblemente
su prestación.
Mario Cassi, mostró un centro opaco y un grave poco audible, contra esto sus agudos son emitidos con gran facilidad y volumen, aunque no mantiene el color del resto de la tesitura.
Como personaje no aportó demasiado.
Marco Spotti posee una voz de bajo cantante de considerable volumen, pareja en toda la extensión, pero tal vez graves más rotundos son exigidos para el rol. Modesto como actor, gravitó poco en la representación.
El esperado debut del tenor argentino Juan Francisco Gatell, de interesante carrera en Europa, tuvo luces y sombras. Posee un timbre agradable, canta con perfecta afinación y no presentan problema alguno las coloraturas. Pero su voz carece, por el momento de un volumen adecuado para un Teatro de las dimensiones del Colón. Lo ideal para el rol del Conde es una voz con más punta y armónicos, que Gatell no posee. Actuó muy suelto y con buena figura, aunque deslucido con una peluca que no le sienta.
Muy buena actuación de Fernando Grassi y buena prestación de Patricia Gonzalez, muy bien actuada, pero con un sector agudo algo tirante.
En definitiva, un Barbero para olvidar rápidamente. El Colón tiene un Instituto de Arte donde forma regisseur hace muchísimos años. No hubiera sido más lógico contratar a alguno de ellos y no a un coreógrafo sin experiencia? Solo las autoridades del Teatro tendrán su explicación….

Alberto Leal

EL BARBERO DE SEVILLA- TEATRO COLON-ELENCO NACIONAL

Funcion Extraordinaria Con Elenco Nacional

Direccion Musical – MIguel Angel Gomez Martinez
Direccion Escenica - Mauricio Wainrot
Escenografía y Vestuario-Graciela Galan
TEATRO COLON

Ante todo un triunfo arrasador del elenco nacional que arrancó carcajadas y ovaciones de una sala que estaba repleta en las localidades superiores y exhibía algunos claros (a ojo de buen cubero un 30%) en la Platea, reflejo muy probablemente de los infames 1650 pesos que se pedían por la Platea haciendo a un lado la tradición de que las funciones extraordinarias, que en una ópera popular como esta eran no una sino varias, tuvieran un precio más accesible que las funciones de abono que tienen un  costo mayor debido a los cachets internacionales que se pagan a los participantes en ellas.

ELIANA BAYON  fue una Rosina soprano adornando la partitura con diversos staccatti, pero cumpliendo cabalmente con los momentos en que se pide una voz de más peso (CONTRO UN COR por ejemplo)- Dio expresión y picardía a sus intervenciones .Una actuación casi perfecta a la cual sólo le reprocharía dos o tres agudos interpolados que sonaron  peligrosamente cercanos a la estridencia.
Actuación consagratoria de IVAN MAIER  que se mostró dueño y señor de este tipo de repertorio, coronando una lucida actuación con  una impecable ejecución de la difícil aria final (CESSA DI PIU RESISTERE) con su caballetta, que usualmente es eliminada para no poner en apuros al tenor. Es una voz que no siendo enorme tiene la virtud de atravesar con comodidad la barrera de la orquesta , el coro, los demás cantantes haciéndose oír en todo momento. Mi Jefe en OPERA IN THE WORLD  mas adicto a la terminología técnica por sus estudios en la “ escuelita “ del Colón, diría que es una voz con mucha punta y muy rica en armónicos. Yo le pediría sólo para ser perfecta que fuera más acariciante en los momentos en que la partitura  descansa de las agilidades y se pone más romántica.
Impresionante el trabajo de LUIS GAETA  como BARTOLO, papel en el que exhibió además de su festejado sentido del humor, una inesperada lozanía vocal que desmiente los años de carrera, con  una voz firme, potente y de gran facilidad en ambos extremos de la partitura.
Desopilante el BASILIO de LUCAS DEBEVEC MAYER  cantado además con una voz arrolladora, muy especialmente en el aria de la vendetta en que realmente nos hizo sentir los colpi de cannone
Podrá haber voces mayores en volumen que la voz de Carrión pero no mejores. Dio una verdadera lección de bel canto e impactó una vez más con  la belleza de su registro agudo, muy especialmente en el dúo con  Rosina, que los dos terminaron en alto. Es además un comediante consumado y es notorio que tiene una buena complicidad escénica con Gaeta. Que más se puede pedir. ¿??
Muy buenos el Fiorello de SEBASTIAN SORRARAIN y el Sargento de CRISTIAN DE MARCO.
Yo recién veo mañana el elenco principal (y lo llamo de principal porque es el más caro ya que incluye cantantes internacionales, es el que tiene 3 funciones y no  1 y es el que canta las funciones de abono) pero como en el caso de CARMEN  me animo a apostar que no será ni por asomo mejor que este.
Y cabe preguntarse una vez más cual es la política de repartos del Colón que relega a nuestros muy buenos cantantes locales al papel de covers con 1 función o hasta  ninguna función, sin que la calidad de los cantantes  que se traen de afuera lo justifique.
La dirección musical me pareció correcta y nada más, con tempi demasiado lentos en el primer acto, que mejoraron en el segundo.
La escenografía  me gustó por su simplicidad y sus colores agradables. El vestuario fue vistoso pero padeció de algunas gaffes como vestir a los sacerdotes de verde, o convertir al galán de la Opera en una cosa ridícula con una peluca insoportable.
La regie de WAINROT  ha venido siendo objeto de polémica entre los críticos.
En cierto sentido me hace acordar a ARIADNE AUF NAXOS   (para los que no están familiarizados es una Opera donde se relata una noche de fiesta en casa de un Señor rico que ha planeado ofrecer a sus invitados una obra bufa, una tragedia clásica y un espectáculo de fuegos de artificio . A último momento los cálculos de tiempo indican que no se puede hacer todo eso en el tiempo programado y se toma la decisión de hacer la obra bufa y la tragedia EN EL MISMO ESCENARIO, SIMULTANEAMENTE MEZCLANDO AMBAS LINEAS DE ACCION)
Es lo que ha hecho Wainrot. Ha concebido elementos para un ballet contemporáneo de inspiración española (QUE DADO SU GENIO ESPERAMOS PRONTO ESCRIBA) y se lo ha mechado a su puesta del Barbero sin que tenga mucho que ver con ella. Sin embargo hay que agradecerle que el corazón de la obra en sí  no haya sido tocado , que la dirección de los intérpretes reales de la ópera sea mas bien rutinaria y QUE POR LO TANTO SE PUEDA CON UN ESFUERZO MIRARLOS SOLO A ELLOS Y FINGIR QUE UNO NO ESTÁ VIENDO LO QUE SE HACE A SU ALREDEDOR. Lo considero menos grave que lo que se hizo por ejemplo en los recientes BALLO IN MASCHERA (COLON) Y ANNA BOLENA (AVENIDA) donde el ataque iba directamente al corazón temático de la obra impidiendo disfrutar de ella.

ACLARO QUE POR RAZONES FINANCIERAS VI ESTA FUNCION  DESDE LA TERTULIA PRIMERA FILA, LUGAR DESDE DONDE SE APRECIAN MENOS DETALLES, DE MODO QUE ES POSIBLE QUE CUANDO HAYA VISTO MAÑANA LA FUNCION DESDE MI LUGAR DE ABONADO EN LA PLATEA,  MI OPINION SUFRA ALTERACIONES.POR LA MISMA RAZON Y DADO QUE LA INDISPOSICION DE LUJAN MIRABELLI HIZO QUE LA BERTA DE HOY FUERA LA MISMA QUE MAÑANA, DEJO EL COMENTARIO SOBRE ELLA PARA CUANDO HABLE DE DICHA FUNCION.

Luis G Baietti