Contacto

Home
Críticas Anteriores
Gacetillas
Reportajes
Ópera en otros ámbitos y países
Colaboradores

Pasos De Amor

Comedia musical en un acto sobre una idea original de Fernando Marín
Música y dirección musical de Gabriel Semanas
Texto de Rafael Jijena Sánchez
Dirección escénica de Daniel Suarez Marzal
Escenografía de Alberto Negrin
Vestuario de Mini Zuccheri
Iluminación de Gonzalo Córdova
Teatro El Nacional

Reparto:  
Alex: Juan Rodo
Anna: Paula Almerares
Karol: Rodrigo Pereira
Ines: María Paula Ferrari
Mohandas: Lionel Aristegui
Martin: Rodrigo Segura
Parca: Anahí Cora
Papeles Femeninos Varios: Ana De Vientos
Melina D/Angelo
Lucien Gilabert
Daiana Liparoti
Alexia Martinovich
Sol Montero
Sheila Saslavsky
Annabella Simonetti
Papeles Varios Masculinos: José Luis Bartolillo
Carlos Da Silva
Sergio Di Croce
Ezequiel Fernanz
Julio Irigoyen
Alfredo Martinez
Matías Prieto Pecio
Nicolás Serranita
Alejandro Zanga

El musical parte de una idea original bastante ingeniosa y provocativa. Cuatro jóvenes de diversas nacionalidades toman contacto y traban amistad en el curso de un viaje a Calcuta en tren. A lo largo del viaje uno de ellos es discriminado por su piel negra, otro por sus facciones indias, y presencian además una represión violenta a un grupo de jóvenes que se manifiestan por la Independencia de India, Sobre el final de viaje, el guarda, que hace su último viaje antes de casarse y cambiar de empleo, propone un provocativo juego: que cada uno de los jóvenes le escriba una carta a otro (siguiendo un orden a determinarse por sorteo) en la cual le vaticine que será de su vida 30 años más tarde, y que pasados los 30 años el guarda se las envíe a sus destinatarios,.
El guarda sufre un accidente al salvar a vida de un niño que ha caído a las vías y queda largos años en un coma del cual saldrá cuando ya es tarde para entregar las cartas ya que los jóvenes han muerto o son famosos. Son ellos KAROL WOJTILA (JUANPABLO II) MARTIN L.KING MADRE TERESA DE CALCUTA Y MAHATMA GANDI
El texto teatral en realidad le hace honor sólo parcialmente a la idea, ya que es sólo moderadamente inspirado y no esta demasiado a la altura de las personalidades que retrata o debió retratar.
Las canciones sufren por otra parte del vicio tan común en las Comedias Musicales, que es la solemnidad, la reproducción de recetas optimistas de cómo vivir, cómo arreglar el mundo, todo ello expresado en forma grandilocuente, como si fuera un texto en negrita.
Con todo, el talento de Suarez Marzal y la bella escenografía disimulan en parte tales carencias, así como la actuación de un entusiasta y numeroso elenco,
En el plano musical las cosas son bien más logradas con una serie de canciones melódicas, de ritmos populares, muy gratas al oído y dos secuencias bien operísticas al comienzo y al final cuando está Anna en escena.
Muy difícil la parte de JUAN RADO, muy exigido por la partitura especialmente en el registro grave. El intérprete cumple cabalmente con la interpretación y el canto, mostrando su experiencia y sus condiciones, aunque no todos los sonidos que produce sean igualmente agradables,
Paula Almerares, que aparece sólo en la escena inicial y final como la esposa de Alex, tiene la fortuna que no siempre se da en los cantantes líricos de que su voz y el micrófono simpaticen, como ya lo había demostrado en su impagable LIU del LUNA PARK. Aquí, liberada gracias a la amplificación de toda preocupación por proyectar la voz para un espacio grande como necesariamente debe hacerlo cuando canta en Teatros como el Argentino, el Colon o el Met, puede concentrarse en producir sonidos de gran belleza y una línea de canto depurada y muy expresiva, redondeando una interpretación a la vez intensa y hermosa, que no desmerece colocada en el contexto de su brillante carrera como soprano. Detallista como soy, debo decir sin embargo, que me pareció algo menos espontáneo el sobreagudo final.
María Paula Ferrari posee una voz lírica muy dulce muy adecuada a las partes de damita joven en los musicales, que aquí es exigida más allá de lo natural, en una escena en la que el autor parece haber pensado más en una Tosca que en una Gilda,
Sólido desempeño de Rodrigo Pedreira y Lionel Arostegui y excelente el de RODRIGO SEGURA con un impactante registro agudo.

LUIS G. BAIETTI
EXCLUSIVO PARA OPERA IN THE WORLD