Contacto

Home
Críticas Anteriores
Gacetillas
Reportajes
Ópera en otros ámbitos y países
Colaboradores

UN BALLO IN MASCHERA

DIR. IRA LEVIN REGIE ALEX OLLE DE LA FURA DES BAUS
TEATRO COLON

Cuando una puesta se aparta tan notoriamente del espíritu de la obra como ésta, se hace muy difícil comentar interpretaciones porque todos en definitiva acaban muy condicionados por tener que hacer cosas que poco tienen que ver con lo que están cantando y el esfuerzo por remar contra la corriente y dar vida a los personajes se redobla, haciendo perder concentración a los intérpretes.
Voy a tratar sin embargo de opinar primero sobre la parte musical haciendo abstracción de lo que nos fue ofrecido visualmente, y debe decirse que no fue una versión inolvidable pero si digna ,que dejó una sensacion de pena y frustración por no poder verla en un contexto más adecuado
Gran rendimiento del coro que sonó bellísimamente, y de la orquesta, ambos imbuídos del fuerte dramatismo que Verdi le ha dado a la partitura.,
El elenco fue más correcto que excelente pero cada uno de los participantes defendió en buena ley su parte y no hay en general quejas a formular,.
De lejos se destaca sobre el resto la participación de FABIAN VELOZ, el único quizás junto a los estupendos LUCAS DEBEVEC MEYER y sobretodo FERNANDO RADO en apabullante estado vocal como los conspiradores, que hubieran podido cantar su parte en la epoca de mayor gloria del Teatro. Veloz progresa y asombra dia a dia. La voz estuvo siempre alli, pero la sutileza, el delicado fraseo y la elegancia escénica son armas nuevas que van apareciendo y que van convirtiendo a este joven valor platense en una figura de nivel mundial,
SUSSANA ANDERSSON estuvo en un nivel similar con su excelente Oscar, pero no puedo borrar de mi mente la lista de cantantes locales que pudieron cantar la parte y ahorrarle al Teatro unos buenos dólares.
GIUSEPPE GIPALI es un buen tenor con una voz muy segura en el registro agudo, pero que no tiene la voz adecuada para brillar en este papel en un Teatro de las dimensiones del Colon.Cumplió cabalmente con su parte pero no descolló ni mucho menos. Dejó más bien la sensación de ser un Nemorino que se equivocó de Teatro. Y si pensamos quienes la cantaron en épocas anteriores, dan ganas de llorar.,
VIRGINIA TOLA es una muy buena soprano lírica que está haciendo una merecida carrera en Teatros de Europa, si bien todavía no llegó a los más importantes. Tiene una buena extensión y una sólida técnica vocal , que le permiten encarar compromisos como este que exceden su área de comodidad vocal y salir airosa. Cantó muy bien la parte , no tuvo problemas con las notas y llegó entera al final, sin otros inconvenientes que algunas notas agudas con algo de estridencia y algun grave de reducida sonoridad,
ELISABETTA FIORILLO de impactante registro grave, rotundo, sonoro, hermoso de oír , exhibió un cierto deterioro vocal del medio para arriba, que hacen pensar en una carrera más prolongada de lo que haría suponer su foto en el programa

Y por último la puesta,. ES UNO DE LOS MAMARRACHOS MAS ILOGICOS QUE HE VISTO EN MI VIDA y he visto unos cuantos especialmente en Alemania, No sólo no se conjuga con la ópera y su texto sino que carece de lógica en si mismo. Los cantantes desfigurados por las máscaras que no los dejan expresarse, el constante movimiento de los ascensores y el absurdo final en que todos mueren asfrixiados mientras cantan que el tenor se está muriendo. En fin. Un desproposito indefendible (sera verdad que costo 4.5 millones de dólares ¿??) ,que fue recibido por el público del Gran Abono con el mas unánime abucheo que haya presenciado en mi vida, .

EL APLAUSOMETRO – El público del Gran Abono es tradicionalmene el menos demostrativo. Hoy abandonó la flema para abuchear la regie sonoramente., Dispenso ovaciones a Veloz y Andersson. Aplaudió cortésmente a Gipali y Tola y recibió con frieza a Fiorillo. Pero nadie fue ovacionado como el Coro y sus directores, los triunfadores de la noche.
Espero que en un futuro no muy, lejano repongan esta ópera aunque sea con el mismo elenco, que al final fue de bueno para arriba, pero con una regie que no conspire contra el espectáculo., Pero mis esperanzas no están bien fundamenadas. A 4 titulos de ópera clásica por temporada va a demorar bastante antes de que se repita el Ballo. Y quien sabe para ese entonces consiguen contratar una locura aun peor.

LUIS G. BAIETTI