Contacto

Home
Críticas Anteriores
Gacetillas
Reportajes
Ópera en otros ámbitos y países
Colaboradores

EL HOLANDES ERRANTE - DER FLIEGENDE HOLLANDER

TEATRO ARGENTINO
OPERA EN TRES ACTOS DE RICHARD WAGNER CON LIBRETO DEL MISMO BASADO EN UN CUENTO DE HEINRICH HEINE
CORO Y ORQUESTA ESTABLES DEL TEATRO ARGENTINO

DIRECCION MUSICAL SILVIO VIEGAS
DIRECCION ESCENICA LOUIS DESIRE
ESCENOGRAFIA DIEGO MENDEZ CASANEO
ELENCO:
 
SENTA MONICA FERRACANI
EL HOLANDES LICIO BRUNO
ERIK FRANCESCO PETROZZI
MARY ROXANA DEVIGGIANO
TIMONEL SERGIO SPINA


Todo comentario sobre este espectáculo operístico que marca el reingreso a la actividad lirica del Teatro Argentino luego que la crisis financiera, administrativa y gremial cortara la temporada del año pasado, debe comenzar por aplaudir la decisión del Teatro, que salvó el honor de la lirica nacional al homenajear a su autor RICHARD WAGNER en el año de su bicentenario de la manera que Dios manda, es decir, montando en versión completa y escenificada ,una de sus operas, cosa que ningún otro Teatro Lirico del país hizo
El merito es aun mayor si se considera la profundidad de la crisis por la que atravesó el Teatro, que lo tuvo cerrado durante largos meses, temiéndose que no reiniciara sus actividades todavía este año, y el hecho de que ni el Teatro ni el publico de la Ciudad hayan tenido algo que se puede mencionar como una tradición wagneriana .
Pero obviamente nada de eso podría dar lugar a un elogio si la versión no estuviese a la altura del compromiso y se puede decir que felizmente alcanzo un muy buen nivel en lo musical y un nivel entre decoroso y bueno en lo escénico.
Claro, el HOLANDES no es una de las Operas mas difíciles de montar de su autor, comenzando por su duración y continuando por las exigencias vocales para los interpretes principales, el coro y la orquesta. Pero es Wagner y ningún Wagner es por definición tarea fácil.
Por eso los elogios deben comenzar por el Maestro SILVIO VIEGAS que logro una muy buena concertación, con un ejemplar desempeño de los coros que sonaron como en sus mejores tiempos y de la Orquesta, que mas allá de algunas demostraciones de nerviosismo inicial, tuvo un desempeño impecable que muestra como esta recuperando la moral y con ella el nivel.
El Holandés se apoya fundamentalmente en dos voces principales que son las que enfrentan las exigencias mayores: la soprano que canta Senta y el bajo-barítono que canta el Holandés.
El Teatro Argentino tuvo la suerte de poder contar con el concurso de MONICA FERRACANI, dueña de una voz de volumen importante, tal como pide este tipo de operas y que se desempeño con total solvencia, mas allá de algunas tiranteces en el extremo agudo. La otra gran figura hubo que traerla de Brasil y no podía haber sido mejor elegida. LICIO BRUNO portador de una voz a la altura de todas las exigencias de la partitura, de bello timbre además, y que canto la parte con total éxito en lo musical y con la requerida fuerza expresiva, No es una voz enorme como las que son usualmente escaladas en los grandes teatros liricos para esta parte, pero si dotada de un volumen suficiente como para que se la escuche en toda su extensión aun en los fragmentos concertantes en que el coro no lo ahoga.
El reparto se completo con tres solventes interpretaciones del tenor FRANCESCO PETROZZI, uno de los raros tenores liricos de Wagner, VICTOR CASTELLS con buena voz de bajo para el Daland, y SERGIO SPINA en eficaz timonel.
No me convenció la puesta en escena. Si bien el regisseur no cometió alguno de los desmanes que hoy se ven en los Teatros de Europa y principalmente de Alemania, respetando la época y en gran medida el hilo argumental de la Opera, favoreció soluciones abstractas, simbolistas que hicieron confuso el argumento, no se conjugaron adecuadamente con el texto cantado y en definitiva dejaron con un amargo sabor de haber presenciado un espectáculo donde alguien nos quiso decir algo pero no supimos entenderlo.

Luis Baietti