Contacto

Home
Críticas Anteriores
Gacetillas
Reportajes
Ópera en otros ámbitos y países
Colaboradores

Nabucco

Buenos Aires Lirica – Teatro Avenida
Drama lírico con música de Verdi y libreto de Temistocle Solera

Director musical: Javier Logiola Orbe
Puesta en escena: Marcelo Perusso
Iluminación: Rubén Conde
Dirección del coro: Juan Casasbellas
Elenco:  
Mónica Ferracani Abigaille
María Luisa Merino Fenena
Laura Polverini Anna
Lisandro Guinis Nabucco
Santiago Burgi Ismaele
Hernán Iturralde Zaccaria
Walter Schwarz Gran Sacerdote
Leonardo Leoncini Abdallo


Nabucco es la obra que cimentó la fama de Verdi, fue su primer éxito. Un trabajo musical y vocal sumamente atractivo, pero desde el punto de vista argumental no difiere mucho de Trovatore, no solo no fueron respetados los hechos históricos, sino que además, se torna bastante confuso en muchos pasajes. Pero el brillo musical y vocal tapan, sin duda, las falencias argumentales. Fue compuesta en un triste momento del maestro, luego de la muerte de su esposa y sus dos hijos pequeños.
Realmente es un gran desafío para cualquier teatro lograr poner Nabucco en escena. Requiere de importantes voces verdianas y excelente Coro y Orquesta.
Por esta causa es de valorar el esfuerzo de BAL por encarar este título que es un auténtico desafío.
Desde un comienzo con notables desafinaciones por parte de la Orquesta, el Maestro Javier Logiola Orbe logró mejorar el sonido a medida que transcurría la función, generando un aceptable nivel musical.
La puesta de Marcelo Perusso debe ser dividida en dos partes. La primera parte fue presentada de forma tradicional, en época, con una agradable escenografía y refinado vestuario. En la segunda parte, todo cambió a partir de las ingratas proyecciones sobre el " Va, pensiero”. Crudas imágenes de guerra, que rompieron la magia del momento. A partir de allí la incoherencia reinó en el resto de la función. Soldados con vestuario actual, cascos, ametralladoras y ropa contemporánea para el coro y algunos personajes. En lo personal creo que mantener la coherencia en una puesta es un punto fundamental, puede cambiarse la época, el lugar, pero siempre manteniendo una línea visual durante toda la representación. Lamentable ya que la primera parte fue un trabajo muy grato y digno de atesorar.
Excelente, bajo todo punto de visto el desempeño del Coro dirigido por el Maestro Juan Casasbellas, que sonó como pocas veces antes lo había escuchado. Bravo!
En la parte vocal Hernán Iturralde fue indudablemente la figura del reparto. Aunque su voz no es la más adecuada para Zaccaria, cantó con voz potente, excelente línea de canto y gran presencia escénica. Gran prestación.
Lisandro Guinis es un barítono de timbre algo liviano para el papel de Nabucco, pero es un excelente actor, cantó con muy buena línea de canto y solamente es de lamentar que sus notas agudas sean emitidas desde muy atrás, perdiendo brillo. Pero en general su trabajo fue valioso.
Mónica Ferracani no posee la voz para Abigaille. Para mi sigue siendo una soprano lírica con un importante volumen y extensión. Brindó todo de su parte, logrando una excelente escena final.
Su temida aria “ Salgo gia” pasó casi desapercibida el día del estreno. Tal vez no estaba bien vocalmente. Pero logró llegar al final con un excelente nivel, que no es poca cosa. Aquí su sector grave no sonó como otras veces, tal vez la exigencia en el sector agudo le reste potencia a sus graves.
Muy correcto Santiago Burgi en un papel verdiano, que no es exactamente para sus medios actuales.
Walter Schwarz aportó su cálida voz y su presencia dando brillo en sus intervenciones.
María Luisa Merino generó una excelente Fenena, bello timbre de voz, perfecta en estilo y muy buena su prestación actoral.
Excelente nivel en el resto del elenco.
Un Nabucco que debe ser vista con placer, sobre todo teniendo en cuenta las dificultades del título.

Dr. Alberto Leal