Contacto

Home
Críticas Anteriores
Gacetillas
Reportajes
Ópera en otros ámbitos y países
Colaboradores

El barbero de Sevilla

TEATRO AVENIDA – JUVENTUS LYRICA
Opera bufa en dos actos de Gioacchino Rossini, con libreto de Cesare Sterbini

Elenco  
Rosina Mariana Carnovali
Fígaro Armando Noguera
Almaviva Iván Maier
Bartolo Alberto Jáuregui Lorda
Basilio Maximiliano Michailovsky
Berta Verónica Canaves
Ambrogio Gabriel Carasso
Oficial Alfredo Martínez Torres
Notario Sebastián Diedrich
Dirección escénica: Ana D'Anna
Preparación y dirección musical: Hernán Sánchez Arteaga


El Barbero de Sevilla es incuestionablemente la opera mas popular de Rossini y una de las mas populares del repertorio lírico, Algunos de sus fragmentos musicales son fácilmente reconocidos hasta por personas que no asistieron nunca a un espectáculo de Opera. Y para colmo, se dice que fue absolutamente la primer opera que se representó en Buenos Aires, dato que no puedo confirmar. Lo cierto es que durante la larga noche en que cayeron las operas puramente belcantistas, el Barbero de Rossini como la Lucia de Donizetti consiguieron mantenerse valientemente en el repertorio. No sin heridas. El Barbero fue una opera particularmente victimizada en las puestas. Desde el punto de vista musical sufriendo alteraciones, simplificaciones y hasta amputaciones Solo recientemente han aparecido tenores con la facilidad vocal para cantar el aria final, que es un auto plagio de Rossini de su aria final de CENERENTOLA, solo que en la voz del tenor suena aun mas difícil que en la voz de la mezzo. Se solía prescindir además del aria de Berta quizás como una forma de eliminar un interprete ya que sin el aria el papel se torna muy fácil de distribuir. Luego, se readapto el papel de Rosina para que en vez de las mezzo coloratura lo cantaran las sopranos coloratura, con profusión de agudos intercalados y una motosierra eliminando las notas graves, Algunas de las sopranos, insatisfechas con las posibilidades de lucimiento, comenzaron a sustituir el aria de la lección de música por alguna otra aria de Rossini o no que a juicio de ellas les aportara mas facilidades para lucirse ( una soprano famosa llego a cantar el Danubio Azul ) aunque justo es reconocer que algunas mezzos también hicieron lo propio, como la gran MARILYN HORNE que solía cantar en esa escena algún aria de las operas dramáticas de Rossini, lo cual le permitía explayar toda su maestría interpretativa, pero acababa destruyendo completamente el clima de la opera, que es una comedia leve. Y por ultimo los tenores, muy escasos ahora pero inexistentes un par de décadas atrás, optaron por una radical simplificación de las terribles ornamentaciones de Rossini, que son casi un examen de técnica de canto, y por si esto fuera poco vinieron después los “ inspirados “ directores de escena que o la convirtieron en una comedia de golpes y porrazos sin sutileza alguna haciendo a un lado toda delicadeza o simplemente se dedicaron a alterar radicalmente el argumento como es de rigor últimamente, principalmente en Alemania.
Es por eso que una puesta que como esta que se propone ser fiel al argumento original y respetar la integralidad de la partitura reincorporando las partes usualmente amputadas, cuenta desde ya con la simpatía de los que gustamos del bel canto y de Rossini. Una simpatía que se revelo innecesaria en este caso, dado que el espectáculo por sus calidades habla por si mismo.
En primer lugar la excelente conducción musical de Sánchez Arteaga, que se deslizo con levedad, espíritu y romanticismo por la partitura de Rossini obteniendo además una muy buena respuesta de la orquesta, Luego la inteligente regie de D’Anna que se dedico a respetar la historia tal cual es en lugar de buscar maneras de alterarla y a extraer de sus interpretes una buena dosis de comicidad pero no a expensas de sus personajes que mantuvieron su vida interior sus motivaciones y hasta su encanto haciéndose todos ellos seres queribles, aun con sus respectivas debilidades Contaron ambos directores con un elenco de muy buen nivel en lo musical y lo actoral. Protagonista indiscutido de la obra, pese al titulo, es el Conde de Almaviva por la dificultad y extensión de la parte. Fue un verdadero placer oír la versión de IVAN MAIER cuya voz ha experimentado una notable evolución desde que comenzara a aparecer en los repartos del Avenida en papeles secundarios, Posee un hermoso instrumento con un cautivante registro central, tenue mezza voce,una técnica de coloratura poco menos que perfecta, que muchos envidiarían en el mundo y una razonable facilidad en el registro agudo por mas que 2 o 3 de ellos imprudentemente interpolados no hayan sonado tan seguros como el resto. Excelente como actor dio el enamoramiento, los arranques mal contenidos de autoridad y en los disfraces divirtió y se divirtió. Pena que en la escena final la ropa se la haya diseñado un enemigo personal empeñado en resaltar algunas limitaciones visuales suyas.
Impecable la Rosina de la mezzo MARIANA CARNOVALI que despacho sus fragmentos de coloratura con total seguridad y dio muy bien la picardía del personaje, pese a que su físico que es mas el de una Carmen que el una Rosina, en parte le jugara en contra.
Se hizo gran publicidad previa con la presencia de ARMANDO NOGUERA en el papel de Fígaro y en el éxito ( verdadero) que esta obteniendo en Europa, especialmente en esta parte. No es difícil explicarse por que. Posee una voz de timbre claro, muy agradable al oído, buena técnica de coloratura y fáciles agudos. Es además un interprete empeñado y por allí afloraron algunas limitaciones. Creo que, demasiado seguro de la parte y sin una dirección disciplinadota que le bajara un poco los decibeles, tendió a sobreactuar, llegando por momentos al limite del amaneramiento.
Modesto en recursos vocales y actorales el DOCTOR BARTOLO de ALBERTO JAUREGUI LORDA fue menos protagónico que lo habitual, pero estuvo en todo momento correcto (hasta cuando tuvo que cantar luchando contra un pantalón que se empecinaba en caerse) MAXIMILIANO MICHALLOVSKY sonó demasiado baritonal y lució demasiado joven para dejar su marca como DON BASILIO, al cual sirvió con corrección. Muy buena el aria de VERONICA CANAVES como BERTA

Luis G. Baietti