Contacto

Home
Críticas Anteriores
Gacetillas
Reportajes
Ópera en otros ámbitos y países
Colaboradores

Rigoletto

TEATRO ROMA
SARMIENTO 109 – AVELLANEDA
Opera en tres actos sobre libreto de Francesco María Piave, basado en la obra teatral Le Roi s´amuse  de Victor Hugo
Música de Giuseppe Verdi

Viernes 7 de junio de 2013, a las 20:30

Rigoletto: ENRIQUE GIBERT MELLA
Gilda: LAURA RIZZO
Duque de Mantua: LEONARDO PASTORE
Maddalena: VANINA GUILLEDO
Sparafucile: LUCIANO STRAGUZZI
Giovanna: DIANA SALAZAR
Monterone: NICOLÁS SECCO
Ceprano: RICARDO CRAMPTON
Condesa Ceprano: NADIA MANCINI
Marullo: MARIANO GLADIC
Borsa: PAGLO SCAIOLA
Un paje: JOEL DAMIAN RAMÍREZ
Coro y Orquesta Sinfónica Municipal de Avellaneda
Dirección musical: CÉSAR TELLO
Dirección de Escena: JORGE LUIS PODESTÁ
Escenografía: ANA RODRÍGUEZ QUIROGA
Realización: HUGO CICIRO
Iluminación: OSCAR MORALI
   
   


Uno de los misterios de el hecho artístico es como – algunas veces – se puede lograr con un muy bajo presupuesto y otras no se logra con un  presupuesto altísimo.
Excelente ejemplo fue, en este caso, las funciones de “Rigoletto” que se brindan en el Teatro Roma de Avellaneda.
Siempre es bueno ver cuando la falta de medios limitan y se logra salvar con imaginación y un muy buen casting. El Maestro Podestá logró una conmovedora versión de la opera con carencia de presupuesto, pero con un excelente grupo de cantantes y una correcta puesta.
ENRIQUE GIBERT MELLA brindó, en el papel protagónico, una de las mejores prestaciones que le hemos visto.
Su Rigoletto fue de menor a mayor, generando un conmovedor último acto. En estilo, con una voz importante y pareja en todo el registro, su trabajo fue de excelencia y fue ovacionado por el público asistente. Sin dudas su acto final fue de esas versiones que no se olvidan.
A su lado, LAURA RIZZO nos brindó una Gilda de excelente nivel. Su “Caro Nome” fue absolutamente impecable. Con una voz de un volumen mayor al habitual para las sopranos ligeras, audible en toda la función, perfecta afinación y siempre respetando el estilo, fue otra versión para atesorar.
En un menor nivel, el tenor LEONARDO PASTORE mostró un personaje – desde lo actoral – totalmente creíble.
Su nivel vocal no estuvo a la altura de otras oportunidades. Desplegó sus notables posibilidades de matizar, pero el Duque exige más brillantez, que no estuvo presente en una de las arias más conocidas del repertorio lírico, “La donna è mobile”. Algunos de sus agudos sonaron visiblemente forzados. En lo personal lo considero un cantante muy valioso de  nuestro medio, tal vez su constante frecuentación con el canto popular genere que su tesitura se mantenga en el sector central y grave y de allí sus agudos fueran esta vez poco placenteros para nuestros oídos.  Pero no fue obstáculo para brindar un personaje creíble.
Del resto del elenco, VANINA GUILLEDO brindó una sexy composición de Magdalena y una voz importante, con un canto afinado y en estilo.
NICOLÁS SECCO, con excelente voz y presencia es un valor para tener en cuenta a futuro.
RICARDO CRAMPTON, un cantante con muy buenos medios vocales, sigue, pero estoy seguro que por muy poco tiempo, confinado a papeles menores.
LUCIANO STRAGUZZI, de acuerdo a sus antecedentes, muy pobre en lo actoral, con una voz despareja que raramente logra convencer.
Muy correcto el resto del elenco y el Coro.
El Maestro César Tello condujo esta gran obra sin traicionar su estilo, con la fuerza que la misma requiere. La Orquesta respondió en todo momento.
Un espectáculo que debe ser visto y que de alguna forma es un ejemplo de como lograr calidad artística sin tener en cuenta la falta de medios. Creo que es un hecho para imitar por otros teatros locales.

Escrito por Dr. Alberto Leal 
www.operaintheworld.com