Contacto

Home
Críticas Anteriores
Gacetillas
Reportajes
Ópera en otros ámbitos y países
Colaboradores

Don Giovanni, ópera de Mozart

Dirección musical: Hernán Schvartzman
Dirección escénica y escenografía: Ana D'Anna
Vestuario: María Jaunarena
Iluminación: Ana D’Anna y Fernando Micucci
Elenco:  
Ernesto Bauer Giovanni
Macarena Valenzuela Donna Anna
Mariana Carnovali Donna Elvira
Pol González Leporello
Carlos Ullán Don Ottavio
Laura Polverini Zerlina
Maximiliano Michailovsky Masetto/Commendatore


Teatro Avenida. Juventus Lyrica.

Juventus Lyrica presentó una nueva versión de “Don Giovanni”, esta vez la versión elegida fue la del estreno de Viena, en 1788, que presenta cambios con respecto a la versión de Praga y además, tratando de buscar un sonido parecido al que escuchó Mozart,, se utilizó para ello un conjunto de músicos de varias naciones, formados en el
Conservatorio Real de La Haya (Holanda) y especializados en interpretaciones históricas.
La presente versión nos hizo ver un divertido dúo entre Zerlina y Leoporello, que habitualmente se corta, pero nos quitó la posibilidad de oír “IL MIO TESORO” en versión de uno de los mejores cantantes del elenco, el tenor Carlos Ullán. La orquesta puede, en un principio, sonar ríspida a nuestro oídos, sin la pureza habitual que esperamos en Mozart, algunos leves desajustes y desafinaciones no pueden ser pasados por alto, pero en general la versión tuvo un interesante valor desde el punto de vista histórico y – porque no – fue por momentos agradable a nuestros oídos. Sin dudas el Maestro Hernán Schvartzman conoce muy bien el estilo y salvo los detalles enumerados realizó un plausible trabajo, lo mismo que la Orquesta.
La puesta de Ana D'Anna me pareció inteligente. Un grupo de antiguos roperos que se van moviendo de acuerdo a cada cuadro, logró rapidez en los cambios y belleza visual en algunos momentos. Siendo además una metáfora de lo que se oculta detrás de los mismos. Aunque por momentos, sobre todo en el final del primer acto, poco acompañó a la música el desempeño escénico.
No ayudó la iluminación, demasiado oscura en general y por momentos con dificultad de ver claramente a los solistas.
Un gran trabajo fue el excelente vestuario de María Jaunarena, en época pero sin cargar las tintas, fácil de manejar para los cantantes y de notable belleza visual.
Ernesto Bauer, en el mejor trabajo que le hemos visto hasta la fecha, se mostró aceptable como actor y bien en la parte vocal. Es un cantante con buena figura pero que no termina de cerrar el nivel de seducción que su personaje exige. Siempre nos quedará la duda de cómo se hubiera visto con Juan Salvador Trupia como Leporello, seguramente lo hubiera eclipsado. En lo personal pienso que Trupia es el más apto para Giovanni en los próximos años.
Pol González fue un excelente Leoporello, perfecto timbre de voz, volumen y muy buen desempeño como actor. Notable trabajo.
Maximiliano Michailovsky (Masetto/Commendatore), realizó un excelente trabajo como Masetto. Buena voz, desenvuelto como actor. No corrió la misma suerte como Commendatore, donde una voz de bajo más profundo es requerida. Aquí se trato de
realizar el trabajo del estreno, donde el mismo cantante asumió ambos roles.
Carlos Ullán, generó tal vez la más pura interpretación de Mozart de todo el elenco, su aria DELLA SUA PACE fue uno de los puntos fuertes de la función y fue premiado con una ovación de parte del público asistente. Con independencia de otros compositores que aborda, ninguno parece ser tan afín como Mozart para sus medios. Es una pena que por la versión elegida nos privaran de IL MIO TESORO, donde seguramente hubiera vertido otra lección de canto mozartiano.
El sector femenino tuvo más altibajos que el masculino.
Laura Polverini, en una de sus mejores trabajos hasta la fecha, brindó una excelente Zerlina, con hermoso timbre, facilidad vocal y muy buen desempeño escénico, hizo crecer su personaje a niveles no frecuentes.
Macarena Valenzuela, de quien hemos visto excelentes prestaciones no lució en el difícil rol de Donna Anna. Falto intensidad en su primer aria y tuvo problemas concretos en la coloratura de la segunda. Un gran rol que aquí pasó desapercibido.
Mariana Carnovali (Donna Elvira), mostró la voz más importante de todo el elenco.
En lo personal creo que Donna Elvira debe ser cantado por una mezzo con gran extensión como ella posee. Su comienzo fue algo fuera de estilo, pero fue mejorando con el correr de la ópera y llegó a su gran aria “Mi tradì quell'alma ingrata” con gran fuerza y auténtico dramatismo.
Muy lucida como actriz, su trabajo fue – como un todo – de excelente calidad.
Con independencia de ver una versión historicista, este “Don Giovanni”, que será presentado también en Holanda, merece ser visto y disfrutado.

Dr. Alberto Leal
www.operaintheworld.com