Contacto

Home
Críticas Anteriores
Gacetillas
Reportajes
Ópera en otros ámbitos y países
Colaboradores

Excelente versión de Werther en el teatro Argentino de La Plata

Werther en el Teatro Argentino de La Plata

Autor: Jules Massenet
Dirección musical: Darío Domimguez Xodo
Dirección escénica: Paul-emile Fourny
Diseño escenográfico: Benoit Dugardyn
Vestuario: Stella Maris Müller
Iluminación: Horacio Efron
Dirección del coro de niños: Monica Dagorret
Elenco: Andeka Gorrotxategui (Werther)
Guadalupe Barrientos (Charlotte)
Oriana Favaro (Sophie)
Gustavo Gibert (Albert)
Luis Gaeta (Le Baili)
Maximiliano Agatiello (Schmidt)
Federico De Michelis (Johann)
Mauricio Thibaud (Brühlmann)
Constanza Poj (Käthchen)
Orquesta estable y Coro de niños

Inspirada en la novela “Los sufrimientos del joven Werther” (Die Leiden des jungen Werthers) de Goethe, tal vez la más importante ópera de Massenet, conserva muy poco del libro original, solo el espíritu sigue presente. Aquí el papel de Charlotte tiene una importancia que no posee en el texto de Goethe. Y teniendo en cuenta la profusión de títulos del compositor, solamente han tenido repercusión y continuidad en las temporadas de los principales teatros, Werther y Manón, aunque en lo personal creo que en la primera de ellas logró una intensidad dramática y una profundidad en los personajes que no se verifica en Manón.
Rechazada originalmente en Francia fue rescrita en alemán y alcanzó un gran éxito al ser estrenada en 1892 en la Teatro Imperial Hofoper en Viena. Finalmente fue estrenada en París en la Opéra-Comique el 16 de enero de 1893, siendo su éxito gradual hasta convertirse en una ópera favorita del público francés y más tarde del mundo entero.
Creo que es ópera más personal del autor y la obra maestra del mismo.
Werther es uno de los papeles claves para la cuerda de tenor, por esa causa se lo conoce como "El Tristán francés" e incluso Massenet generó una versión para barítono – especialmente para Mattia Battistini, - ya que la riqueza sicológica del rol lo hace tentador para cualquiera.
La versión brindada por el Teatro Argentino tuvo nivel de excelencia. Una de las mejores versiones de título, de las muchas que llevo presenciadas.
El maestro Darío Domimguez Xodo dirigió la orquesta manteniendo el estilo marcado por su antecesor. Massenet siempre estuvo presente y la orquesta realizó un excelente trabajo. Solo es criticable que en algunos momentos el volumen de la misma no tuvo balance con el escenario, haciendo esto más notable en los roles de flanco, no así en los principales.
Un gran acierto y parte fundamental del éxito fue la contratación del tenor vasco Andeka Gorrotxategui. Poseedor de una espléndida voz, de timbre oscuro, excelente volumen, impecable afinación y asombrosa facilidad en el registro agudo. Pero además se mostró como un excelente actor, con una gran capacidad de matizar y una gran presencia física. Impecable trabajo. Pocos tenores de la actualidad pueden generar un personaje más creíble, más perfecto en todo sentido. Es de esperar que algunos de nuestros teatros lo contraten para otros títulos en el futuro. BRAVO!
Guadalupe Barrientos, en una puesta que fue centrada en los dos personajes principales,
cumplió su mejor trabajo hasta la fecha, logrando conmover a partir del tercer acto.
Voz de importante volumen, buenas dotes de actriz y inmersión total en su papel, logró momentos absolutamente emotivos. Solo debería trabajar en cubrir más sus agudos, que al quedar expuestos no coinciden con el resto de su agradable timbre. De todas formas su trabajo se mantuvo en un nivel de excelencia.
Interesante el Albert de Gustavo Gubert. Brindó una versión algo más cínica que lo habitual, que cierra mejor con el argumento.
El resto del elenco cumplió de acuerdo a sus antecedentes.
Aquí cabe nombrar al barítono Luís Gaeta, que aunque es conocida su ductilidad, en esta temporada se mostró más que nunca como un cantante todo terreno.
La puesta………de Paul-emile Fourny con escenografía de Benoit Dugardyn tuvo momentos de singular belleza en los dos primeros actos, ayudado por las imagines de Magritte. Como dijimos concentró su trabajo en los dos personajes principales, tal vez por esa causa fue cortado el dúo “Vivat Bacchus! Semper vivat" con Johann y Schmidt.
Creo que lo más molesto fue lo poco que la acción siguió al texto. Algunos momentos resultaron casi risibles, que Sophie le diga a Charlotte, que manos frías que tienes, estando cada una en una punta contraria del escenario, quitan realidad en lo visual.
De todas formas, la entrega de los principales intérpretes y sus cualidades vocales dejan poco margen para los esnobismos del Director Escénico.
Muy adecuados los trajes de Stella Maris Müller y buen trabajo de iluminación de Horacio Efron y del Coro de niños dirigido por Monica Dagorret.
Independiente de cualquier crítica menor fue una de las mejores funciones del presente año. Y tiene que ser motivo de orgullo para el Teatro Argentino.
Dos palabras aparte de esta brillante versión, es de lamentar el único título de belcanto del año, seguramente por falta de presupuesto, fuera cancelado.
Además, da pena ver que tantas butacas se presenten en mal estado, con el relleno a la vista. Los tapiceros del teatro no podrán arreglarlas?
Bravo por Werther! Y solo espero que el magnífico Teatro Argentino se mantenga y no perdamos un patrimonio de excelencia.

Dr. Alberto Leal
www.operaintheworld.com