opera

animail

Home
Críticas Anteriores
Gacetillas
Reportajes
Teatro Colón Temporada 2016
Teatro Argentino Temporada 2016
Juventus Lyrica Temporada 2016
Buenos Aires Lirica Temporada 2016
Ópera en otros ámbitos y países
Colaboradores

EL CASTILLO DE BARBA AZUL
DE BELA BARTOK SOBRE LIBRETO DE  BELA BALAZS,
BASADO EN UN CUENTO DE PERRAULT

ORQUESTA FILARMÓNICA DE MONTEVIDEO
DIRECCIÓN MUSICAL: LIGIA AMADIO
DIRECCIÓN DE ESCENA: MARIANELLA MORENA

Es la única Opera que compuso Bartok y tuvo un nacimiento bastante perturbado. Escrita en 1911 recién consiguió ser estrenada en 1918 en Budapest, luego de ser sometida a revisiones por el autor en 1912 y 1917. No obtuvo éxito. Fue otra vez reescrita y reestrenada en 1938 en el MAGGIO MUSICALE FIORENTINO, esta vez sí alcanzando un gran suceso.
Pese a su reducida duración (1 hora y poco) no es una ópera fácil de montar. Es muy exigente con la orquesta y con sus dos solistas y requiere una puesta en escena compleja que presente el Castillo del protagonista y el carácter fantasmal que es descripto en la partitura, con los sucesivos universos que se abren junto a cada una de sus 7 puertas.
Es una favorita de muchos  cantantes y ha sido grabada entre otros por CHRISTA LUDWIG, TATIANA TROYANOS, JULIA VARADY, ELENA OBRATSOVA, EVA MARTON JESSYE NORMAN  del lado de las mujeres y WALTER BERRY, DIETRICH FISHER DIESKAU, SAMUEL RAMEY LAZSLO POLGAR del lado de los hombres.
El Teatro Solís presentó una versión fantástica en lo auditivo y pobre en lo visual.
La Orquesta Filarmónica, bajo la dirección precisa e intensa de LIGIA AMADO, que se ha ganado en buena ley  el corazón y el respeto de los melómanos de esta ciudad,  tuvo una noche excepcional dando con gran fuerza el clima enrarecido del Castillo y el crescendo dramático a medida que se van abriendo las sucesivas puertas, hasta el final.
Hubo dos interpretaciones de lujo de HERNAN ITURRALDE Y ADRIANA MASTRANGELO, ambos en estado de gracia vocal,  favorecidos además por su ubicación en el proscenio con la Orquesta detrás de ellos ocupando lo que normalmente es  el escenario, exhibiendo no sólo bellísimos timbres vocales y un  volumen rotundo sino  también  una gran fuerza dramática  que fue acompañada por un intenso desempeño actoral.
Marianella Morena acertó en lleno en la conducción de los actores, de los cuales obtuvo dos magistrales creaciones plenas de intensidad y en un todo adecuado al texto que se está cantando,  cada inflexión, cada sílaba. Sólo una gran directora teatral trabajando con dos grandes actores podía obtener semejante resultado.
Pero fracasó en el intento de encontrar una sustitución para la escenografía inexistente en esta versión anunciada como SEMI MONTADA  (quizás debió optar por utilizar proyecciones, que dieran el clima) –En un escenario desnudo, con únicamente una cama y una mesita de luz no consiguió dar la imagen del Castillo y lo que es peor no consiguió crear un sustituto a las puertas que se abren y la observación de lo que hay en el interior de ellas. Esto le hizo un flaco favor a la Opera en cuanto a su divulgación, porque quien no la haya visto antes  (yo recuerdo una bellísima puesta del Met con la gran Jessye Norman) simplemente se quedará sin entender de qué se trata. Para colmo hubo algunos trechos en los que los  subtítulos  brillaron por  su ausencia.

LUIS G BAIETTI

AIDA

OPERA DE GIUSEPPE VERDI
LIBRETTO DE ANTONIO GHISLANZONI
PRODUCCION DEL TEATRO COLON DE 1996 A CARGO DE ROBERTO OSWALD
MAESTRO REPOSITOR Y DISEÑADOR DEL VESTUARIO –ANIBAL LAPIZ
DIRECCION DEL CORO MIGUEL ESTEVEZ
COREOGRAFIA –ALEJANDRO CERVERA
DIRECCION MUSICAL – CARLOS VIEU
TEATRO COLON

FUNCIONES EXTRAORDINARIAS DE LOS DIAS 30.5 Y 2.6 – FUNCION DE ABONO VESPERTINO DEL 3.6.18

Iba a ser el festejo del 100 aniversario del Teatro y el entonces Director de la Orquesta Estable CARLOS VIEU  estaba disfrutando de antemano del gran momento que le esperaba. No pudo ser.
 La reforma que mantenía cerrada la sala (como la que hoy mantiene cerrado al ARGENTINO DE LA PLATA Y al TEATRO PRESIDENTE ALVEAR que según confesó el Jefe de Gobierno de la ciudad ni siquiera ha empezado) se interpuso y el festejo quedó para otra oportunidad. Pues la oportunidad acaba de llegar y el Teatro Colón ha festejado su 110 aniversario con esta reposición y ha tenido la sutileza de invitar al Maestro Vieu para que sea quien la dirija.
En los 10 años que han pasado el Teatro ha visto deteriorarse su repertorio, con demasiadas fechas dedicadas a actividades ajenas al Estatuto del Teatro y ha sufrido la invasión del modernismo que ha reducido la presentación de títulos del repertorio clásico lírico o los ha sometido a radicales revisiones que los desfiguran como la reciente ITALIANA EN ARGEL que declaradamente usó como modelo una revista del Maipo (sic).
La puesta de ROBERTO OSWALD era y sigue siendo una maravilla, espectacular sin ser particularmente costosa (al fin y al cabo se trata mayormente de telones pintados) da a la perfección el clima donde se desarrolla el drama, permite los despliegues de masas requeridos por la obra y adicionalmente proporciona un adecuado marco sonoro que facilita la proyección de las voces hacia la sala, un detalle que los puestistas modernos no siempre tienen en cuenta.
Su socio, amigo y alumno ANIBAL LAPIZ tuvo a su cargo la reposición que es evidente que ha hecho con absoluto amor, y la ha vestido con un vistoso vestuario, donde solo es dable criticar la exagerada suntuosidad de las ropas de la protagonista, demasiado próximas al nivel de su real rival. Lapiz es obviamente más inspirado como vestuarista que como director teatral y la versión debido a ello padece en algunos momentos de estatismo, pero tiene algunos momentos magistrales como la Escena del Juicio y es francamente monumental en la célebre Escena Triunfal que no falla en provocar demoradas y entusiastas ovaciones del público, que finalmente está viendo lo que quiere ver.
Noches de gloria del coro del Teatro brillantemente dirigido por MIGUEL MARTINEZ, que derrochó belleza sonora y fuerza expresiva, con especial destaque para el coro masculino.
Otro tanto puede decirse del magnífico rendimiento de la ORQUESTA ESTABLE y de la labor del Maestro Vieu , que ratifica en esta ópera compleja de montar sus dotes como director de espectáculos operísticos, que varias veces he dicho ocupa un lugar de privilegio dentro del medio.
Esta vez el Colón consiguió reunir 4 intérpretes excepcionales de altísimo nivel, dignos de cualquier teatro mundial de primera línea, para los cuatro papeles principales (AIDA, AMNERIS RADAMES AMONASRO) pero lamentablemente no consiguió ubicarlos en el mismo elenco. Felizmente los intérpretes que alternaron con ellos en los diversos elencos tuvieron un alto nivel de calidad aunque en algunos casos fue inevitable que se percibieran desniveles.
EL ELENCO DE LAS FUNCIONES DE ABONO – tuvo en LETONIA MOORE  una magnífica protagonista,  dotada de la voz ideal del personaje, con un bello timbre oscuro, poderosos graves, bellísimos pianísimos y un volumen importante de voz. Muy  buena actriz y de buena presencia escénica no comparto las críticas que se centraron en su aspecto físico, porque en primer lugar es una mujer ágil y juvenil de muy buena presencia estética y en segundo lugar porque es absurdo fijarse en ciertos detalles cuando alguien canta al nivel que lo hace ella. Es una cantante joven en pleno proceso de formación pero que se intuye desarrollará una importante carrera. Su momento menos logrado fue el aria del Nilo con un agudo a viva voz, demasiado contundente y al que llegó de una manera no convencional, interrumpiendo la línea melódica  para ganar impulso.
A su lado MARIA LUJAN IRABELLI salvó la función al reemplazar a la indispuesta NADIA KRASTEVA, repitiendo su interpretación del día 30 que comentaré cuando hable de dicho elenco.
RICARDO MASSI demostró tener una bella voz tenoril con un muy agradable registro grave y buenos agudos al par que un buen volumen vocal. No me gustó su tendencia a sustituir vocales para ayudarse en la emisión. Y fue notorio que su desempeño en los actos 3 y 4 no fue del mismo nivel que en los actos 1 y 2, muy visiblemente afectado por el cansancio muy explicable dado el carácter  agotador de la parte.
MARK RUFFALO  fue un eficiente Amonasro con alguna dificultad en el dúo con Aida que tiene un fragmento que requiere una agilidad que aparentemente no tiene.
EN LA FUNCION DEL 30.5.18  HAYDEE DABUSTI cantó una bella y sentida AIDA, demostrando haber superado ciertos problemas técnicos que habían aflorado en algunas de sus recientes actuaciones. Tuvo su mejor desempeño en las escenas líricas del tercer acto donde sacó a lucir bellos pianísimos. Proyectó muy bien la voz en los concertantes y dejó algo que desear en la sonoridad de los graves que en algunos momentos fueron cubiertos por la orquesta. Me pareció extraña la manera de llegar al agudo del aria del Nilo, que fue en verdad un luminoso pianísimo.
MARIA LUJAN MIRABELLI se entregó con alma y vida a su AMNERIS  luciendo temperamento, buena línea actoral, y generosos agudos y graves de pecho, usados como una poderosa arma expresiva. Me gustó más esta función que la que cantó con los intérpretes del abono. Algo previsible ya que cantaba aquí con el elenco con el cual ensayó.
ENNRIQUE FOLGER  directamente apabulló con una excepcional interpretación que lo tuvo todo: un volumen vocal impresionante (este Radamés fue perfectamente audible en todos los conjuntos), bello timbre oscuro con graves baritonales, un certero registro agudo y todavía se permitió colocar diversos pianísimos  (raros en una voz tan poderosa) cuando la situación lo permitiera. Debe haber pocos Radames en el mundo de sus quilates.
Lo de LEONARDO LOPEZ LINARES es prácticamente un abuso, con su poderoso instrumento vocal que no deja de impactar cada vez que uno lo escucha y sus descollantes agudos, uno de los cuales  (DEI FARONI TU SEI LA SCHIAVA) mantuvo todo el tiempo que quiso, con la colaboración del Maestro Vieu que sabe como respaldar y lucir a sus cantantes.
En la función del 2.6 el shock avasallador fue la volcánica interpretación de GUADALUPE BARRIENTOS haciendo Amneris, haciendo gala de una voz de impresionante volumen que además llega con solvencia a ambos extremos con graves apoyados que producen escalofríos. La interpretación, intensa, acompañó a la voz. Una Amneris para el recuerdo.
MONICA FERRACANI, gran cantante, ratificó su muy buena  Aída, musicalmente irreprochable con un buen volumen vocal, graves certeros y buena actuación. Su registro agudo es algo idiosincrático pero vale la pena habituarse a él para disfrutar de una valiosa interpretación.
-LOS BAJOS
Tanto LUCAS DEBEVEC MEYER  como EMILIANO BULACIOS estuvieron más a sus anchas como Rey, papel en el que además oímos una interesantísima voz de bajo de ROY PULLEN LLEMERMANOS, algo nervioso e inseguro como si tuviera falta de ensayos.
Como RAMFIS, tanto Bulacios como Debevec estuvieron muy sólidos pero lucieron demasiado baritonales especialmente el primero de ellos.
ROBERTO SCANDIUZZI lució toda su experiencia y autoridad y una voz que aún rinde pero  ya no es la de sus mejores épocas.
Muy buenas ambas sacerdotisas MARISU PAVON  y CAROLINA GOMEZ y los mensajeros de RAUL IRIARTE y SERGIO SPINA.
La gran pregunta es por qué si el Colón tiene una fantástica puesta de una Opera que todo el mundo adora ver y oír, y la puede atender con un elenco enteramente nacional, no la repone con mayor frecuencia y no lo hace con un mayor número de funciones.

LUIS G BAIETTI
EXCLUSIVO PARA OPERA IN THE WORLD

EXCELENTE APERTURA DE TEMPORADA DE JUVENTUS LYRICA
EL MURCIELAGO

OPERETA DE JOHANN STRAUSS CON LIBRETO DE CARL HEFFNER Y RICHARD GENEE SOLISTAS Y CORO DE JUVENTUS LYRICA DIRIGIDO POR HERNAN SANCHEZ ARTEAGA
DIRECION MUSICAL: HERNAN SANCHEZ ARTEAGA
DIRECCION ESCENICA Y ACTORAL Y ESCENOGRAFIA: ANA D ANNA
VESTUARIO: MARIA JAUNARENA
JUVENTUS LYRICA
TEATRO AVENIDA

Estrenada el 5 de abril de 1874 en Theater an der Wien en Viena sigue siendo hasta hoy una de las operetas más representados, de hecho en los últimos años ha ocupado el puesto 16 de las operas/operetas mas representadas. Es una excelente pintura de la sociedad vienesa y por supuesto su preferencia por el baile. .No deja de tener un nivel de sátira social, pero su espléndida música la hará perdurar a través de los tiempos. La versión presentada por Juventus Lyrica mostró en general un excelente nivel, creo que debe ser vista por todos los que amen al género o no. El Maestro HERNAN SANCHEZ ARTEAGA realizó un excelente trabajo, tiempos precisos y siempre manteniendo el espíritu de la obra. Y tanto la orquesta como el Coro respondieron en forma notable. Con una puesta totalmente minimalista de ANA D ANNA, DONDE POCO HAY DE LUJO AL QUE ESTAMOS ACOSTUMBRADOS, PERO CON UNA EXCELENTE MARCACIÓN DE LOS CANTANTES. Su versión desnuda y siempre caracterizada por tintes violeta, no desmerece la acción, por el contrario, en algunos momentos la potencia. Creo que aquí es factor fundamental el hermoso vestuario creado por MARIA JAUNARENA. Como siempre Juventus tiene un gran tino en elegir los repartos de cada una de sus representaciones. Monserrat Maldonado brindó una espléndida Rosalinda. Su voz, de importante volumen, no tuvo problema alguno en los pasajes de coloratura, puede pasar con total facilidad del verismo a Strauss. Impecable técnica y excelente actriz. Esperemos verla pronto en el Colón en un papel importante. Laura Penchi como Adela mostró un gran adelanto en su técnica superando un vibrato ligero que tenía hace un tiempo. Tiene una gran facilidad tanto para las coloraturas como en la zona aguda. Como siempre se mostró como una consumada actriz. Mirko Tomas como Eisenstein mostró gran presencia, notable nivel actoral y vocal. Ernesto Bauer adicionó a su elegante presencia su hermoso timbre, cantando con clase su aria. Sobresaliente fue el trabajo del tenor Santiago Martinez, excelente actor dotado de una voz importante – como lo demostró el año pasado el Casto José de “la Corte del Faraón” en La Plata, hizo suyo el primer acto, incluyendo partes de arias de opera y hasta un bolero, en perfecta concordancia con la acción. Solo esperamos que siga progresando, talento le sobra. Excelente en sus partes Gabriel Carasso, Patricio Olivera y sobre todo el notable trabajo de Roció Arbizu, tanto vocal como actoralmente. El actor Carlos Kasper volvió a componer un excelente Frosch, quien también fue maestro de ceremonias en la fiesta del segundo acto. Bienvenido los invitados a la fiesta, que no son habituales en nuestro país, como si en otros teatros del mundo. El pianista Matías Galíndez y el violinista Serdar Geldymuradov bridaron una hermosa versión del Ave Maria de Piazzola, tan vez algo fuera de lugar para el clima festivo reinante, correcto el tenor Justo Pastor Rodríguez y un placer volver a ver y escuchar a Soledad de la Rosa, en una vena cómica que no le conocíamos, luciendo una esbelta figura y cantando un godspell con notable gracia. En resumen, un espectáculo que debe ser visto por su excelente versión. Imposible no salir tarareando de la sala! IMPERDIBLE

Dr. Alberto Leal

TRES HERMANAS
DE PETER OTVOS

LIBRETO DEL AUTOR Y DE KLAUS HENNEBERG BASADO EN LA OBRA TEATRAL DE CHEJOV
DIRECCION MUSICAL CHRISTIAN SCHUMANN Y SANTIAGO SANTERO (segunda orquesta)
DIRECCION TEATRAL RUBEN SZUCHMACHER
ESC. Y VESTUARIO JORGE FERRARI
ILUMINACION -GONZALO CORDOVA
TEATRO COLON

La objetividad de los comentaristas es una quimera. Toda opinión crítica sea del ámbito que sea está fuertemente influenciada por las convicciones personales de quien la formula . Y esto es así en ámbitos relativamente fáciles de objetivar como Economía (si se juntan 3 economistas a discutir un tema seguramente se oirán 4 opiniones) Derecho (cuantos manuales interpretativos de textos constitucionales se han escrito con interpretaciones diametralmente opuestas de sus normas) Y por cierto es mucho más así en materia de arte, donde las emociones y los gustos personales están más a flor de piel
Yo creo firmemente que quien comenta debe dar a conocer cuáles son sus pautas personales para que quien lo lea sepa descontar cuánto hay de personal en sus opiniones y rehúya a la tentación de considerar como la Biblia revelada la opinión del que escribe sólo porque está escrito. Y no resisto recordar el famoso chiste de dos amigos que discutían acaloradamente sobre un film que uno consideraba maravilloso y el otro horrible. Al día siguiente el que decía que era horrible se disculpó y dijo que el otro tenía razón. Cuando este le preguntó cómo había llegado a esa conclusión le dijo que había leído la crítica en el diario y que esta le daba la razón. CLARO, SI LA ESCRIBI YO, le replicó su amigo.
Por eso en este caso que bastante extremo voy a dar a conocer de entrada cuales son las pautas desde las cuales analizo el espectáculo. SOY UN CULTOR IRREDENTO DE LAS OPERAS CLASICAS, AQUELLAS QUE VAN DESDE LAS OPERAS DE MOZART A LAS OPERAS DE RICHARD STRAUSS. En general las Operas previas a Mozart con sus interminables da capo repitiendo ad eternum la misma frase, me resultan soporíferas. Y son muy pocas las Operas posteriores a Strauss que he llegado a reconocer y disfrutar como música con mayúscula.
Y eso viene a cuento de esta Opera que el Colon acaba de estrenar imponiéndola en el Abono Anual.
El autor utiliza dos orquestas, una en el foso y otra en el escenario, con sendos directores de Orquesta. Pero a lo largo de la noche no conseguí distinguir un solo motivo musical que quisiera volver a oír, y todo me sonó más bien al barullo que producen los instrumentos cuando se están calentando y afinando antes de empezar la función. (Exagero, lo sé) Y los cantantes pasan buena parte de la obra hablando, declamando, aullando (no es un giro idiomático: aúllan de verdad) con algunos pocos momentos líricos.
Detrás de todo esto hay una bella obra de Chejov, mi autor teatral favorito, que es traicionada de varias maneras, pero la principal es creando un clima que poco y nada tiene que ver con el clima nostálgico, agridulce, serenamente triste de sus textos.
Admito que algunas escenas me gustaron sin embargo: los dos solos del médico y Andrei , y la bellísima escena final, donde en ambos se respira Chejov finalmente. En la versión del Colón estas escenas fueron valorizadas especialmente por un par de notables interpretaciones CARLOS ULLAN estuvo magnífico como el Doctor en una terrible escena de dolor, con una partitura endiablada de la cual el tenor tomó buena cuenta, con un resultado impactante. El aria de Andrei tuvo en LUCIANO GARAY, una de las más bellas voces baritonales del ambiente, un intérprete ideal. Y en la escena final el dolor de Masha magníficamente interpretada por ANNA LAPKOVSKAJA y el silente, azorado, digno dolor de su marido interpretado por WALTER SCHWARTZ lograron un momento de teatro conmovedor donde se vio nítida la mano de ese genio teatral que es SZUCHMACHER.
En el resto se vio una buena producción teatral y buenas interpretaciones de una partitura que ofrece pocas posibilidades de lucimiento a los cantantes, y que por momentos es terriblemente exigente con ellos, como en el caso de MARIO DE SALVO excelente con gran uso de su registro grave y de en una chirriante composición de MARISU PAVON que debe haberle requerido no poco esfuerzo.
MI OPINION NO ES OBVIAMENTE LA DE LA MAYORIA. El público permaneció hasta el final (no había intervalos que facilitaran la fuga) y aplaudió con un tibio entusiasmo al espectáculo y a los cantantes. No se registraron reacciones desfavorables. Y los entendidos hablaron maravillas de lo visto, no sé si sinceramente o por aquello de que el traje del rey lo pueden ver sólo los que son inteligentes, como en la fábula clásica del rey desnudo.
Yo como no soy inteligente no tengo miedo de decir que esta tarde EL REY NO ESTABA DEL TODO VESTIDO.

LUIS BAIETTI

Usted es el visitante número