opera

animail

Home
Críticas Anteriores
Gacetillas
Reportajes
Teatro Colón Temporada 2016
Teatro Argentino Temporada 2016
Juventus Lyrica Temporada 2016
Buenos Aires Lirica Temporada 2016
Ópera en otros ámbitos y países
Colaboradores

EXCELENTE APERTURA DE TEMPORADA DE JUVENTUS LYRICA
EL MURCIELAGO

OPERETA DE JOHANN STRAUSS CON LIBRETO DE CARL HEFFNER Y RICHARD GENEE SOLISTAS Y CORO DE JUVENTUS LYRICA DIRIGIDO POR HERNAN SANCHEZ ARTEAGA
DIRECION MUSICAL: HERNAN SANCHEZ ARTEAGA
DIRECCION ESCENICA Y ACTORAL Y ESCENOGRAFIA: ANA D ANNA
VESTUARIO: MARIA JAUNARENA
JUVENTUS LYRICA
TEATRO AVENIDA

Estrenada el 5 de abril de 1874 en Theater an der Wien en Viena sigue siendo hasta hoy una de las operetas más representados, de hecho en los últimos años ha ocupado el puesto 16 de las operas/operetas mas representadas. Es una excelente pintura de la sociedad vienesa y por supuesto su preferencia por el baile. .No deja de tener un nivel de sátira social, pero su espléndida música la hará perdurar a través de los tiempos. La versión presentada por Juventus Lyrica mostró en general un excelente nivel, creo que debe ser vista por todos los que amen al género o no. El Maestro HERNAN SANCHEZ ARTEAGA realizó un excelente trabajo, tiempos precisos y siempre manteniendo el espíritu de la obra. Y tanto la orquesta como el Coro respondieron en forma notable. Con una puesta totalmente minimalista de ANA D ANNA, DONDE POCO HAY DE LUJO AL QUE ESTAMOS ACOSTUMBRADOS, PERO CON UNA EXCELENTE MARCACIÓN DE LOS CANTANTES. Su versión desnuda y siempre caracterizada por tintes violeta, no desmerece la acción, por el contrario, en algunos momentos la potencia. Creo que aquí es factor fundamental el hermoso vestuario creado por MARIA JAUNARENA. Como siempre Juventus tiene un gran tino en elegir los repartos de cada una de sus representaciones. Monserrat Maldonado brindó una espléndida Rosalinda. Su voz, de importante volumen, no tuvo problema alguno en los pasajes de coloratura, puede pasar con total facilidad del verismo a Strauss. Impecable técnica y excelente actriz. Esperemos verla pronto en el Colón en un papel importante. Laura Penchi como Adela mostró un gran adelanto en su técnica superando un vibrato ligero que tenía hace un tiempo. Tiene una gran facilidad tanto para las coloraturas como en la zona aguda. Como siempre se mostró como una consumada actriz. Mirko Tomas como Eisenstein mostró gran presencia, notable nivel actoral y vocal. Ernesto Bauer adicionó a su elegante presencia su hermoso timbre, cantando con clase su aria. Sobresaliente fue el trabajo del tenor Santiago Martinez, excelente actor dotado de una voz importante – como lo demostró el año pasado el Casto José de “la Corte del Faraón” en La Plata, hizo suyo el primer acto, incluyendo partes de arias de opera y hasta un bolero, en perfecta concordancia con la acción. Solo esperamos que siga progresando, talento le sobra. Excelente en sus partes Gabriel Carasso, Patricio Olivera y sobre todo el notable trabajo de Roció Arbizu, tanto vocal como actoralmente. El actor Carlos Kasper volvió a componer un excelente Frosch, quien también fue maestro de ceremonias en la fiesta del segundo acto. Bienvenido los invitados a la fiesta, que no son habituales en nuestro país, como si en otros teatros del mundo. El pianista Matías Galíndez y el violinista Serdar Geldymuradov bridaron una hermosa versión del Ave Maria de Piazzola, tan vez algo fuera de lugar para el clima festivo reinante, correcto el tenor Justo Pastor Rodríguez y un placer volver a ver y escuchar a Soledad de la Rosa, en una vena cómica que no le conocíamos, luciendo una esbelta figura y cantando un godspell con notable gracia. En resumen, un espectáculo que debe ser visto por su excelente versión. Imposible no salir tarareando de la sala! IMPERDIBLE

Dr. Alberto Leal

TRES HERMANAS
DE PETER OTVOS

LIBRETO DEL AUTOR Y DE KLAUS HENNEBERG BASADO EN LA OBRA TEATRAL DE CHEJOV
DIRECCION MUSICAL CHRISTIAN SCHUMANN Y SANTIAGO SANTERO (segunda orquesta)
DIRECCION TEATRAL RUBEN SZUCHMACHER
ESC. Y VESTUARIO JORGE FERRARI
ILUMINACION -GONZALO CORDOVA
TEATRO COLON

La objetividad de los comentaristas es una quimera. Toda opinión crítica sea del ámbito que sea está fuertemente influenciada por las convicciones personales de quien la formula . Y esto es así en ámbitos relativamente fáciles de objetivar como Economía (si se juntan 3 economistas a discutir un tema seguramente se oirán 4 opiniones) Derecho (cuantos manuales interpretativos de textos constitucionales se han escrito con interpretaciones diametralmente opuestas de sus normas) Y por cierto es mucho más así en materia de arte, donde las emociones y los gustos personales están más a flor de piel
Yo creo firmemente que quien comenta debe dar a conocer cuáles son sus pautas personales para que quien lo lea sepa descontar cuánto hay de personal en sus opiniones y rehúya a la tentación de considerar como la Biblia revelada la opinión del que escribe sólo porque está escrito. Y no resisto recordar el famoso chiste de dos amigos que discutían acaloradamente sobre un film que uno consideraba maravilloso y el otro horrible. Al día siguiente el que decía que era horrible se disculpó y dijo que el otro tenía razón. Cuando este le preguntó cómo había llegado a esa conclusión le dijo que había leído la crítica en el diario y que esta le daba la razón. CLARO, SI LA ESCRIBI YO, le replicó su amigo.
Por eso en este caso que bastante extremo voy a dar a conocer de entrada cuales son las pautas desde las cuales analizo el espectáculo. SOY UN CULTOR IRREDENTO DE LAS OPERAS CLASICAS, AQUELLAS QUE VAN DESDE LAS OPERAS DE MOZART A LAS OPERAS DE RICHARD STRAUSS. En general las Operas previas a Mozart con sus interminables da capo repitiendo ad eternum la misma frase, me resultan soporíferas. Y son muy pocas las Operas posteriores a Strauss que he llegado a reconocer y disfrutar como música con mayúscula.
Y eso viene a cuento de esta Opera que el Colon acaba de estrenar imponiéndola en el Abono Anual.
El autor utiliza dos orquestas, una en el foso y otra en el escenario, con sendos directores de Orquesta. Pero a lo largo de la noche no conseguí distinguir un solo motivo musical que quisiera volver a oír, y todo me sonó más bien al barullo que producen los instrumentos cuando se están calentando y afinando antes de empezar la función. (Exagero, lo sé) Y los cantantes pasan buena parte de la obra hablando, declamando, aullando (no es un giro idiomático: aúllan de verdad) con algunos pocos momentos líricos.
Detrás de todo esto hay una bella obra de Chejov, mi autor teatral favorito, que es traicionada de varias maneras, pero la principal es creando un clima que poco y nada tiene que ver con el clima nostálgico, agridulce, serenamente triste de sus textos.
Admito que algunas escenas me gustaron sin embargo: los dos solos del médico y Andrei , y la bellísima escena final, donde en ambos se respira Chejov finalmente. En la versión del Colón estas escenas fueron valorizadas especialmente por un par de notables interpretaciones CARLOS ULLAN estuvo magnífico como el Doctor en una terrible escena de dolor, con una partitura endiablada de la cual el tenor tomó buena cuenta, con un resultado impactante. El aria de Andrei tuvo en LUCIANO GARAY, una de las más bellas voces baritonales del ambiente, un intérprete ideal. Y en la escena final el dolor de Masha magníficamente interpretada por ANNA LAPKOVSKAJA y el silente, azorado, digno dolor de su marido interpretado por WALTER SCHWARTZ lograron un momento de teatro conmovedor donde se vio nítida la mano de ese genio teatral que es SZUCHMACHER.
En el resto se vio una buena producción teatral y buenas interpretaciones de una partitura que ofrece pocas posibilidades de lucimiento a los cantantes, y que por momentos es terriblemente exigente con ellos, como en el caso de MARIO DE SALVO excelente con gran uso de su registro grave y de en una chirriante composición de MARISU PAVON que debe haberle requerido no poco esfuerzo.
MI OPINION NO ES OBVIAMENTE LA DE LA MAYORIA. El público permaneció hasta el final (no había intervalos que facilitaran la fuga) y aplaudió con un tibio entusiasmo al espectáculo y a los cantantes. No se registraron reacciones desfavorables. Y los entendidos hablaron maravillas de lo visto, no sé si sinceramente o por aquello de que el traje del rey lo pueden ver sólo los que son inteligentes, como en la fábula clásica del rey desnudo.
Yo como no soy inteligente no tengo miedo de decir que esta tarde EL REY NO ESTABA DEL TODO VESTIDO.

LUIS BAIETTI

Usted es el visitante número